Essays & News

EL PLANETA TIERRA

Y

LA ESPECIE HUMANA.

 RAMÓN AYMERICH

Millones de años fueron necesarios para que se formara la tierra como planeta del sol.

Sobre la creación de la vida según la ciencia, no solo intervino el tiempo transcurrido para que se completara ese proceso de formación y muchos momentos a veces insólitos, más llenos de casualidades las más de las veces increíblemente sorpresivas y totalmente azarosas, que fueron sumándose e hicieron posible, que en el planeta se dieran las condiciones excepcionales para que se desarrollaran en él, las condiciones imprescindibles para que surgiera la vida.

Geológicamente la tierra pasó por siglos de inestabilidad tremendos como lo fue la era tectónica con acompañamiento de grandes y constantes movimientos sísmicos, columnas de cenizas y gases generando ríos de lava incandescente.

Una vez estabilizado el planeta, llegó el tiempo de su oxidación, la liberación de oxigeno que con la lentitud que hace las cosas el planeta tardó miles de siglos en conseguir la atmósfera que conocemos. Y pudo disfrutar de muchos siglos en los que el desarrollo del hombre no exigía el sacrificio del planeta.

Se cree que la primera forma de vida que se dio en el planeta, fue un tipo de alga de color azulado. Para llegar a este punto tuvieron que darse una infinidad de casualidades en donde el azar nunca estuvo ausente. La formación de los mares y océanos generaron la evaporación, con ello se desarrollaron precipitaciones de agua en forma de lluvia, ya se había formado una corteza terrestre consistente. El movimiento de los continentes y la presión que ejercen unos contra otros, generaron la creación de las montañas por cuyas faldas cuando llovía por sus laderas bajaran los arroyos hasta llegar a los valles creando lagos ríos y mares.

En el momento en que una célula albergó en su interior la existencia de otra, aunque fuera en una forma intrusa, se dio lugar al fenómeno de la diversidad sobre el planeta, después la evolución a que están ligadas todas las formas de vida, fue tejiendo laboriosamente las diferencias que dieron lugar a infinidad de especies de vida que en su momento fueron extinguidas, no obstante otras vinieron para quedarse y lo hicieron, no sin ir transformándose mediante mutaciones, hasta llegar al planeta conocido por las primeras especies que terminaron por dar con la línea evolutiva de la que finalmente surgió la semilla de lo que sería el primario homo sapiens (tal vez Lucy*) y con él, lo que será el principio de la existencia de la especie humana.

*A los restos de Lucy encontrados en Etiopía se les otorgo el ser el símbolo al menos de la madre de la humanidad.

 

Para llegar hasta el homo sapiens, la vida tuvo que pasar por una serie de estados aleatorios que no llegaron a encontrar un camino para el progreso y fueron desapareciendo, pero la línea vital que terminaría con la creación del homo sapiens ya estaba en marcha, así seguiría si un accidente no llegara a impedirlo.

Ya tenemos al homo sapiens en la tierra, el camino para hacer posible su formación ha sido largo, muy largo, ha soportado condiciones de desarrollo tan dificultadas que resulta realmente una magia de enorme duración y perseverancia para abrir un paso definitivo para que la vida se afianzara en el planeta.

Por fin se disfruta de un planeta estabilizado, el agua ha contribuido a enfriar el planeta, ayudado por las bacterias se crean formas de vida acuática y en la tierra se desarrollaba la vida vegetal creando con su proceso de nacer y morir creando en ese proceso un substrato en el que gracias a la fotosíntesis pueden desarrollarse infinidad de variedades de vida probablemente de su propia putrefacción.

El mundo animal se fue desarrollando en la medida en que en el planeta existió mundo vegetal para alimentarles y lo hicieron creándose por los efectos de la diversidad, se piensa que los primeros animales que poblaron la tierra fueron herbívoros, después surgirían los carnívoros.

No sin esfuerzo, tras miles de años de evolución se llegó al homo sapiens dando lugar al desarrollo de la

La primera pregunta existencial es: ¿Qué somos?

Lo más lejos que con toda certeza podemos llegar con nuestro discernimiento racional, es que: pertenecemos y todos juntos conformamos la especie humana.

La especie humana, tiene una característica determinante, en la que los seres que la componen están inmersos en ella, sean estos conscientes de ello o no.

Esta característica determina que la especie es una parte de la materia, por tanto su vida o el tiempo para su transformación, es finita.

La especie humana es un proceso evolutivo.

Por tanto la evolución de los seres que la componen, se integran individualmente a la evolución de la especie, sumando ésta línea evolutiva a todas las cadenas genéticas que robustecen la evolución general. De esta manera, mantienen esta especial característica dando lugar a la propia especie.

Conviene dar un vistazo por el pasado para ver la cantidad de especies, que por un motivo u otro, han desaparecido de la faz de la tierra, por lo que ni tan siquiera el tiempo de vida del planeta, es por sí una garantía de permanencia para el hombre.

Se calcula la posible vida del sistema solar y de la Tierra, pero no se calcula la vida de la especie y es muy probable que con la actual visión del mudo y de la vida, es probable que en menos tiempo del pensado no tenga ya salvación posible ni uno ni otro.

Está especie, la humana, está compuesta por seres de las mismas características vitales, con una idéntica composición atómica y biológica, todos tienen las mismas necesidades ambientales para mantener la vida, todos los humanos del planeta tienen las mismas necesidades vitales, por tanto todos los seres que componen la especie, son iguales y tienen para con ella las mismas obligaciones.

 

El mantenimiento de la sanidad y vida del planeta: Ya que de él depende la subsistencia de la especie que lo puebla. No hay que perder nunca de vista esa cuestión, ya que supone el real bienestar de todos los seres humanos que ahora están aquí hospedados, por tanto debe ser un hecho prácticamente sagrado, dejar las cosas en mejores condiciones a las generaciones venideras, aquí no valen las palabras que adornan los discursos de los responsables directos, que son aquellos que estando en situación de poder, no facilitan los medios necesarios, ellos miran con más atención las columnas numéricas o “cuenta de resultados” que el entorno natural que les permite vivir, es un mundo de locos, se le dedica más atención a los mercados que se mueven entre el chantaje y la postura legal de sus reclamaciones, por tanto muertos de miedo dedican los recursos disponibles a atender la voracidad de un mercado, que por otro lado cuando ofrecía a quien sabía qué, no podría pagarle el dinero que quisiera a cambio de un interés de verdadera usura.

La sociedad necesita revolucionarse para salir de ese mal bucle, que el hombre pueda desarrollar el potencial de su aportación, eso solo se puede conseguir educando humanísticamente a la sociedad mundial, para tirar todos del carro en la misma dirección, en caso contrario se construirá un inmenso carro, tan grande como para portar encima a todos los hombres del mundo y tirados por una interminable manada de bueyes ungidos al yugo independiente, cada uno atado a una maroma. La ley del caos es más organizada que esa moderna Babel que llevará al carro humano indefectiblemente al descarrilamiento.

No solo valen las determinaciones que en un momento se tomen, por parte de los que ejercen el gobierno de las naciones (todas) que componen la vida del hombre en la tierra, sino aceptar la responsabilidad moral de tremenda seriedad que conlleva mejorar no solo la vida de nuestras generaciones sino de las venideras.

 

 

Forma parte de la materia.

El ser humano, no es más que un eslabón en una larga cadena genética, tiene como hándicap, el hecho de tratarse de un ser individual, que al resultar material, como tal, tiene la cualidad de mirar a su alrededor, y establecer la diferencia entre el yo y los demás, olvidándose de que juntos componen un mismo todo.

De esa separación entre la individualidad y la colectividad nace el Ego, que no es más que una ilusión óptica que le permite su cualidad tridimensionalidad.

Cuando vemos una grúa levantando una gran doble T, para subirla en la obra para su soldado en la estructura de acero de un edificio, podemos pensar que el material del que está compuesto es de la mayor dureza y compactación, sin embargo es simplemente un problema de punto de vista ya que si viéramos este acero bajo desde un punto de vista muy diferente veríamos que los átomos que componen el espacio intraatómico entre átomo y átomo, si se traslada de escala puede ser la distancia que medie entre una y otra galaxia.

Eso lo dijo desde la vieja Alejandría, Hermes Trimegistro legando a la posteridad, dentro de su escuela hermetista, la Tabla Esmeralda que comienza en su primer escalón de meditación, “LO QUE ESTÁ ARRIBA ES COMO LO QUE ESTÁ ABAJO”

Es necesario que el hombre se deshaga del Ego y el espejismo que éste crea, para poder vivir en el mundo real, que se encuentra inmerso en lo más profundo del núcleo de la especie sin ser por ello el todo. Desde luego no desde una individualidad que soberbiamente, se encuentra en la periferia de esa masa común, donde todos sus actos van destinados a su particular acomodo, distraído de su verdadera misión común por la personal, dejando sea esta la que marque sus circunstancias.

Conviene no olvidar, que todos los componentes de la especie humana son primero animales, predecibles por tanto (juega el instinto básicamente y normalmente es mentalmente analógico), solo después los hombres son racionales, (desde la Atenas de Sócrates, Platón y Aristóteles creadores del racionalismo) en tanto que animales, el comportamiento del hombre es analógico y espontáneo. Como ser racional, tiene la capacidad de desarrollar estrategias, todas destinadas a adquirir una sibilina superioridad, por un lado negativo, por otro dar una gran apertura al desarrollo mental y mayor conocimiento del mundo y la vida despertando en el hombre la capacidad de dar a conocer sus personales observaciones lo cual es tremendamente positivo.

Hacer razonable una idea o pensamiento, qué duda cabe, una tremenda aportación. De la demostración del agradecimiento puede dar cuenta Sócrates y aprovecho a recomendar muy especialmente el pasaje cuando Critias le visita en la cárcel instándole a salvar su vida.

Para ver el uso desvergonzado que se está haciendo del racionalismo y la incongruencia demagógica y torticera en que la mayoría de nuestros políticos y sorprendentemente algunos de nuestros periodistas, se ha convertido la sutil inteligencia para ejercer una retórica que dé gusto escuchar.

La idea del hombre común, con el que ahora se comparte la experiencia vital, pasa su tiempo atesorando riquezas en esta vida efímera, gracias a la invención del consumo y otras estupideces (creadas por aquellos que tienen de sobra) que propagan, distraen, emanan éstos directa y constantemente del sistema creado por el hombre (eso no es por casualidad) para mantenerse manteniendo el bien estar de muy pocos, sobre el sufrimiento de muchos.

(Trataré un ensayo directamente sobre El Sistema como enemigo de la libertad del hombre y del avance evolutivo de la especie)

En la situación en que individualmente queda asumida la realidad, queda muy restringida y dañada la aportación individual para el progreso de la especie humana. Tengamos en cuenta que aunque exista un modelo de realidad consensuado (pero a nadie le han preguntado si quería ese modelo de realidad), porque se quiera o no, hay tantas innegables realidades como hombres pueblan la tierra.

La ilusión de ser una individualidad separada del conjunto humano, es el punto de inflexión en el que el hombre propicia su esclavitud ante el sistema y su traición a la especie. La humanidad se bifurca, cada hombre tira para un lado como los bueyes del carro puesto antes como ejemplo, se dificultan unos a otros como si se encontraran en un estrecho pasillo en el que se hubiera fundido la luz.

La individualidad (que es un acto egoísta e irreflexivo), el hombre dentro de la especie, debe ser un actor con un papel necesario e imprescindible, para el progreso y la libertad de todos cuantos componen nuestra humanidad, para eso hay que tener presente, la evidencia que todos los hombres son iguales. Entonces es necesaria una gran dosis de empatía, entender que cualquier hombre, sea de la raza que sea, cuando un sufrimiento le tortura con su característico dolor, lo que quiere decir que, cualquiera de los otros hombres en su situación, tendría el mismo dolor, al igual que ambos, tiene la misma capacidad para el placer (su orgasmo para él, no es más placentero que el de otro ser humano siente con el suyo).

Esa profunda igualdad que conlleva la especie como tal, no está dividida por fronteras, creencias o ideologías, el dolor es el mismo para todos al igual que el placer.

Creerse diferente es en realidad una enfermedad que se agrava notablemente, cuanto mayor sea el egoísmo que el individuo pueda insuflar en su propia locura. Es como si en un escuadrón militar, ante la orden de giro a la derecha, solo un hombre hiciera el giro a la izquierda y encima, estuviera convencido de ser el único que lo ha hecho bien.

El ser humano ha de preocuparse en primer lugar; del cuidado y custodia de la perfecta habitabilidad del planeta, ya que de ello depende no solo la calidad de la vida de la generación que en ese momento lo habita, sino de las posibilidades de supervivencia de las generaciones venideras, incluso de la desaparición de la especie e incluso del planeta. Eso para mí está tan claro que es lo primero en lo que pensé cuando empecé este pequeño ensayo.

Con respecto al individuo, conviene tener en cuenta que existen tantas realidades vitales como individuos pueblan la tierra. Cada uno tiene una idea personal sobre el mundo y la vida, al margen del pacto consensual, cuyo resultado nos coloca ante una realidad (ajena) única e insoslayable.

De esta manera vivimos en un mundo relativo, se toma como único y verdadero, algo que en el fondo es realmente una gran ambigüedad filtrada sobre el tamiz de esa fantasía consensuada.

Así se construye esta moderna Babel en que vive el hombre, sin darse cuenta de la enorme y palpable dificultad de entenderse entre ellos, por tanto puede decirse que en su fuero interno, cada uno entiende las cosas a su manera, y ésta en demasiados casos no es entendida por los demás, lo cual da lugar a serios desencuentros que suelen terminar en guerras, entre distintas posturas o intereses individualizados, los hombres derraman la sangre de los hombres, no entienden que la sangre derramada en cualquier caso será la propia, pero no, es más fácil llegar a otra conclusión, que es la de ser dominados o dominantes.

Esto es a lo más lejos que el hombre puede contestarse a ese primer interrogante ¿QUE SOMOS? desde el plano material y usando los atributos racionales que nos brinda. En el plano mental podemos llegar tan lejos como nos de la capacidad para imaginar, ahí no hay barreras más las que limitan a cada persona según el nivel de sus conocimientos y creatividad para desarrollarlos.

Es importantísimo que llegando a esta conclusión, respetemos el indudable hecho de la individualidad con venerada responsabilidad por lo común.

Solo los seres creativos son capaces de crearse un mundo aparte donde desarrollarse y poder ofrecer de vez en cuando, al conocimiento y progreso de todos, el resultado de sus reflexiones o descubrimientos, la creatividad en estos momentos está en manos por orden, de los científicos y los artistas.

Hoy en día la distancia de los conocimientos entre la vanguardia de la humanidad y la cola aun dentro de un mismo país, hace que sea imposible la comprensión, por eso es imprescindible la educación para colocar a toda la sociedad en el punto en que dado el nivel de evolución de la espacie le correspondería tener. Es imprescindible para todos que el acceso a la educación sea incrementado, pues será muy bueno que el hombre, llegue cuanto antes a un nivel medio de evolución que le corresponde tener, para que pueda tomar conciencia de los problemas que afectan a la vida del planeta y del propio hombre.

Antes del plano material, será el hombre más cosas, pero desde el lugar que ocupa en el todo universal en tanto que materia, no puede llegar más lejos en un plano de realidad, el resto situado por encima de esto, es solo un mundo hipotético, que variará en gran manera según sean las circunstancias creativas de cada hombre que lo proyecte en particular, dependerá naturalmente de la forma en que este haya recorrido y completando su ciclo vital.

La iglesia católica predica la existencia de un juicio final, tal vez tenga razón y un coro de serafines una vez acallado el clamor de las trompetas, exponga sobre el tapete de la humanidad en pleno, todas mis vergüenzas y no veo que éstas me vayan a avergonzar realmente, a la vista de lo que todos vallamos viendo, tanto que me temo que me recluten para la escuela de arcángeles, yo creo que ese juicio final se produce en cada individuo cuando toma plena conciencia de su muerte. Debe ser terrible llegar a ese momento, sabiendo que su vida ha sido un desperdicio inútil, las más de las veces arrastrando una inmensa bolsa de sufrimiento por expectativas frustradas, y tomando conciencia con pesar del estado en que estaba el planeta cuando vino y como lo deja cuando se va.

Se alcanza la perfección conquistando la ciencia de la unidad, que es superior a la sabiduría.

Cuando descubras al ser perfecto que te habita y está por encima del mundo, toma la irrevocable decisión de abandonar al enemigo que adopta la forma del deseo. Domina las pasiones, porque el gozo de los sentidos es la matriz del futuro sufrimiento. KRISHNA.

 

 

 

 

EL PLANETA TIERRA

Y

LA ESPECIE HUMANA.

 

Millones de años fueron necesarios para que se formara la tierra como planeta del sol.

Sobre la creación de la vida según la ciencia, no solo intervino el tiempo transcurrido para que se completara ese proceso de formación y muchos momentos a veces insólitos, más llenos de casualidades las más de las veces increíblemente sorpresivas y totalmente azarosas, que fueron sumándose e hicieron posible, que en el planeta se dieran las condiciones excepcionales para que se desarrollaran en él, las condiciones imprescindibles para que surgiera la vida.

Geológicamente la tierra pasó por siglos de inestabilidad tremendos como lo fue la era tectónica con acompañamiento de grandes y constantes movimientos sísmicos, columnas de cenizas y gases generando ríos de lava incandescente.

Una vez estabilizado el planeta, llegó el tiempo de su oxidación, la liberación de oxigeno que con la lentitud que hace las cosas el planeta tardó miles de siglos en conseguir la atmósfera que conocemos. Y pudo disfrutar de muchos siglos en los que el desarrollo del hombre no exigía el sacrificio del planeta.

Se cree que la primera forma de vida que se dio en el planeta, fue un tipo de alga de color azulado. Para llegar a este punto tuvieron que darse una infinidad de casualidades en donde el azar nunca estuvo ausente. La formación de los mares y océanos generaron la evaporación, con ello se desarrollaron precipitaciones de agua en forma de lluvia, ya se había formado una corteza terrestre consistente. El movimiento de los continentes y la presión que ejercen unos contra otros, generaron la creación de las montañas por cuyas faldas cuando llovía por sus laderas bajaran los arroyos hasta llegar a los valles creando lagos ríos y mares.

En el momento en que una célula albergó en su interior la existencia de otra, aunque fuera en una forma intrusa, se dio lugar al fenómeno de la diversidad sobre el planeta, después la evolución a que están ligadas todas las formas de vida, fue tejiendo laboriosamente las diferencias que dieron lugar a infinidad de especies de vida que en su momento fueron extinguidas, no obstante otras vinieron para quedarse y lo hicieron, no sin ir transformándose mediante mutaciones, hasta llegar al planeta conocido por las primeras especies que terminaron por dar con la línea evolutiva de la que finalmente surgió la semilla de lo que sería el primario homo sapiens (tal vez Lucy*) y con él, lo que será el principio de la existencia de la especie humana.

*A los restos de Lucy encontrados en Etiopía se les otorgo el ser el símbolo al menos de la madre de la humanidad.

 

Para llegar hasta el homo sapiens, la vida tuvo que pasar por una serie de estados aleatorios que no llegaron a encontrar un camino para el progreso y fueron desapareciendo, pero la línea vital que terminaría con la creación del homo sapiens ya estaba en marcha, así seguiría si un accidente no llegara a impedirlo.

Ya tenemos al homo sapiens en la tierra, el camino para hacer posible su formación ha sido largo, muy largo, ha soportado condiciones de desarrollo tan dificultadas que resulta realmente una magia de enorme duración y perseverancia para abrir un paso definitivo para que la vida se afianzara en el planeta.

Por fin se disfruta de un planeta estabilizado, el agua ha contribuido a enfriar el planeta, ayudado por las bacterias se crean formas de vida acuática y en la tierra se desarrollaba la vida vegetal creando con su proceso de nacer y morir creando en ese proceso un substrato en el que gracias a la fotosíntesis pueden desarrollarse infinidad de variedades de vida probablemente de su propia putrefacción.

El mundo animal se fue desarrollando en la medida en que en el planeta existió mundo vegetal para alimentarles y lo hicieron creándose por los efectos de la diversidad, se piensa que los primeros animales que poblaron la tierra fueron herbívoros, después surgirían los carnívoros.

No sin esfuerzo, tras miles de años de evolución se llegó al homo sapiens dando lugar al desarrollo de la

La primera pregunta existencial es: ¿Qué somos?

Lo más lejos que con toda certeza podemos llegar con nuestro discernimiento racional, es que: pertenecemos y todos juntos conformamos la especie humana.

La especie humana, tiene una característica determinante, en la que los seres que la componen están inmersos en ella, sean estos conscientes de ello o no.

Esta característica determina que la especie es una parte de la materia, por tanto su vida o el tiempo para su transformación, es finita.

La especie humana es un proceso evolutivo.

Por tanto la evolución de los seres que la componen, se integran individualmente a la evolución de la especie, sumando ésta línea evolutiva a todas las cadenas genéticas que robustecen la evolución general. De esta manera, mantienen esta especial característica dando lugar a la propia especie.

Conviene dar un vistazo por el pasado para ver la cantidad de especies, que por un motivo u otro, han desaparecido de la faz de la tierra, por lo que ni tan siquiera el tiempo de vida del planeta, es por sí una garantía de permanencia para el hombre.

Se calcula la posible vida del sistema solar y de la Tierra, pero no se calcula la vida de la especie y es muy probable que con la actual visión del mudo y de la vida, es probable que en menos tiempo del pensado no tenga ya salvación posible ni uno ni otro.

Está especie, la humana, está compuesta por seres de las mismas características vitales, con una idéntica composición atómica y biológica, todos tienen las mismas necesidades ambientales para mantener la vida, todos los humanos del planeta tienen las mismas necesidades vitales, por tanto todos los seres que componen la especie, son iguales y tienen para con ella las mismas obligaciones.

 

El mantenimiento de la sanidad y vida del planeta: Ya que de él depende la subsistencia de la especie que lo puebla. No hay que perder nunca de vista esa cuestión, ya que supone el real bienestar de todos los seres humanos que ahora están aquí hospedados, por tanto debe ser un hecho prácticamente sagrado, dejar las cosas en mejores condiciones a las generaciones venideras, aquí no valen las palabras que adornan los discursos de los responsables directos, que son aquellos que estando en situación de poder, no facilitan los medios necesarios, ellos miran con más atención las columnas numéricas o “cuenta de resultados” que el entorno natural que les permite vivir, es un mundo de locos, se le dedica más atención a los mercados que se mueven entre el chantaje y la postura legal de sus reclamaciones, por tanto muertos de miedo dedican los recursos disponibles a atender la voracidad de un mercado, que por otro lado cuando ofrecía a quien sabía qué, no podría pagarle el dinero que quisiera a cambio de un interés de verdadera usura.

La sociedad necesita revolucionarse para salir de ese mal bucle, que el hombre pueda desarrollar el potencial de su aportación, eso solo se puede conseguir educando humanísticamente a la sociedad mundial, para tirar todos del carro en la misma dirección, en caso contrario se construirá un inmenso carro, tan grande como para portar encima a todos los hombres del mundo y tirados por una interminable manada de bueyes ungidos al yugo independiente, cada uno atado a una maroma. La ley del caos es más organizada que esa moderna Babel que llevará al carro humano indefectiblemente al descarrilamiento.

No solo valen las determinaciones que en un momento se tomen, por parte de los que ejercen el gobierno de las naciones (todas) que componen la vida del hombre en la tierra, sino aceptar la responsabilidad moral de tremenda seriedad que conlleva mejorar no solo la vida de nuestras generaciones sino de las venideras.

 

 

Forma parte de la materia.

El ser humano, no es más que un eslabón en una larga cadena genética, tiene como hándicap, el hecho de tratarse de un ser individual, que al resultar material, como tal, tiene la cualidad de mirar a su alrededor, y establecer la diferencia entre el yo y los demás, olvidándose de que juntos componen un mismo todo.

De esa separación entre la individualidad y la colectividad nace el Ego, que no es más que una ilusión óptica que le permite su cualidad tridimensionalidad.

Cuando vemos una grúa levantando una gran doble T, para subirla en la obra para su soldado en la estructura de acero de un edificio, podemos pensar que el material del que está compuesto es de la mayor dureza y compactación, sin embargo es simplemente un problema de punto de vista ya que si viéramos este acero bajo desde un punto de vista muy diferente veríamos que los átomos que componen el espacio intraatómico entre átomo y átomo, si se traslada de escala puede ser la distancia que medie entre una y otra galaxia.

Eso lo dijo desde la vieja Alejandría, Hermes Trimegistro legando a la posteridad, dentro de su escuela hermetista, la Tabla Esmeralda que comienza en su primer escalón de meditación, “LO QUE ESTÁ ARRIBA ES COMO LO QUE ESTÁ ABAJO”

Es necesario que el hombre se deshaga del Ego y el espejismo que éste crea, para poder vivir en el mundo real, que se encuentra inmerso en lo más profundo del núcleo de la especie sin ser por ello el todo. Desde luego no desde una individualidad que soberbiamente, se encuentra en la periferia de esa masa común, donde todos sus actos van destinados a su particular acomodo, distraído de su verdadera misión común por la personal, dejando sea esta la que marque sus circunstancias.

Conviene no olvidar, que todos los componentes de la especie humana son primero animales, predecibles por tanto (juega el instinto básicamente y normalmente es mentalmente analógico), solo después los hombres son racionales, (desde la Atenas de Sócrates, Platón y Aristóteles creadores del racionalismo) en tanto que animales, el comportamiento del hombre es analógico y espontáneo. Como ser racional, tiene la capacidad de desarrollar estrategias, todas destinadas a adquirir una sibilina superioridad, por un lado negativo, por otro dar una gran apertura al desarrollo mental y mayor conocimiento del mundo y la vida despertando en el hombre la capacidad de dar a conocer sus personales observaciones lo cual es tremendamente positivo.

Hacer razonable una idea o pensamiento, qué duda cabe, una tremenda aportación. De la demostración del agradecimiento puede dar cuenta Sócrates y aprovecho a recomendar muy especialmente el pasaje cuando Critias le visita en la cárcel instándole a salvar su vida.

Para ver el uso desvergonzado que se está haciendo del racionalismo y la incongruencia demagógica y torticera en que la mayoría de nuestros políticos y sorprendentemente algunos de nuestros periodistas, se ha convertido la sutil inteligencia para ejercer una retórica que dé gusto escuchar.

La idea del hombre común, con el que ahora se comparte la experiencia vital, pasa su tiempo atesorando riquezas en esta vida efímera, gracias a la invención del consumo y otras estupideces (creadas por aquellos que tienen de sobra) que propagan, distraen, emanan éstos directa y constantemente del sistema creado por el hombre (eso no es por casualidad) para mantenerse manteniendo el bien estar de muy pocos, sobre el sufrimiento de muchos.

(Trataré un ensayo directamente sobre El Sistema como enemigo de la libertad del hombre y del avance evolutivo de la especie)

En la situación en que individualmente queda asumida la realidad, queda muy restringida y dañada la aportación individual para el progreso de la especie humana. Tengamos en cuenta que aunque exista un modelo de realidad consensuado (pero a nadie le han preguntado si quería ese modelo de realidad), porque se quiera o no, hay tantas innegables realidades como hombres pueblan la tierra.

La ilusión de ser una individualidad separada del conjunto humano, es el punto de inflexión en el que el hombre propicia su esclavitud ante el sistema y su traición a la especie. La humanidad se bifurca, cada hombre tira para un lado como los bueyes del carro puesto antes como ejemplo, se dificultan unos a otros como si se encontraran en un estrecho pasillo en el que se hubiera fundido la luz.

La individualidad (que es un acto egoísta e irreflexivo), el hombre dentro de la especie, debe ser un actor con un papel necesario e imprescindible, para el progreso y la libertad de todos cuantos componen nuestra humanidad, para eso hay que tener presente, la evidencia que todos los hombres son iguales. Entonces es necesaria una gran dosis de empatía, entender que cualquier hombre, sea de la raza que sea, cuando un sufrimiento le tortura con su característico dolor, lo que quiere decir que, cualquiera de los otros hombres en su situación, tendría el mismo dolor, al igual que ambos, tiene la misma capacidad para el placer (su orgasmo para él, no es más placentero que el de otro ser humano siente con el suyo).

Esa profunda igualdad que conlleva la especie como tal, no está dividida por fronteras, creencias o ideologías, el dolor es el mismo para todos al igual que el placer.

Creerse diferente es en realidad una enfermedad que se agrava notablemente, cuanto mayor sea el egoísmo que el individuo pueda insuflar en su propia locura. Es como si en un escuadrón militar, ante la orden de giro a la derecha, solo un hombre hiciera el giro a la izquierda y encima, estuviera convencido de ser el único que lo ha hecho bien.

El ser humano ha de preocuparse en primer lugar; del cuidado y custodia de la perfecta habitabilidad del planeta, ya que de ello depende no solo la calidad de la vida de la generación que en ese momento lo habita, sino de las posibilidades de supervivencia de las generaciones venideras, incluso de la desaparición de la especie e incluso del planeta. Eso para mí está tan claro que es lo primero en lo que pensé cuando empecé este pequeño ensayo.

Con respecto al individuo, conviene tener en cuenta que existen tantas realidades vitales como individuos pueblan la tierra. Cada uno tiene una idea personal sobre el mundo y la vida, al margen del pacto consensual, cuyo resultado nos coloca ante una realidad (ajena) única e insoslayable.

De esta manera vivimos en un mundo relativo, se toma como único y verdadero, algo que en el fondo es realmente una gran ambigüedad filtrada sobre el tamiz de esa fantasía consensuada.

Así se construye esta moderna Babel en que vive el hombre, sin darse cuenta de la enorme y palpable dificultad de entenderse entre ellos, por tanto puede decirse que en su fuero interno, cada uno entiende las cosas a su manera, y ésta en demasiados casos no es entendida por los demás, lo cual da lugar a serios desencuentros que suelen terminar en guerras, entre distintas posturas o intereses individualizados, los hombres derraman la sangre de los hombres, no entienden que la sangre derramada en cualquier caso será la propia, pero no, es más fácil llegar a otra conclusión, que es la de ser dominados o dominantes.

Esto es a lo más lejos que el hombre puede contestarse a ese primer interrogante ¿QUE SOMOS? desde el plano material y usando los atributos racionales que nos brinda. En el plano mental podemos llegar tan lejos como nos de la capacidad para imaginar, ahí no hay barreras más las que limitan a cada persona según el nivel de sus conocimientos y creatividad para desarrollarlos.

Es importantísimo que llegando a esta conclusión, respetemos el indudable hecho de la individualidad con venerada responsabilidad por lo común.

Solo los seres creativos son capaces de crearse un mundo aparte donde desarrollarse y poder ofrecer de vez en cuando, al conocimiento y progreso de todos, el resultado de sus reflexiones o descubrimientos, la creatividad en estos momentos está en manos por orden, de los científicos y los artistas.

Hoy en día la distancia de los conocimientos entre la vanguardia de la humanidad y la cola aun dentro de un mismo país, hace que sea imposible la comprensión, por eso es imprescindible la educación para colocar a toda la sociedad en el punto en que dado el nivel de evolución de la espacie le correspondería tener. Es imprescindible para todos que el acceso a la educación sea incrementado, pues será muy bueno que el hombre, llegue cuanto antes a un nivel medio de evolución que le corresponde tener, para que pueda tomar conciencia de los problemas que afectan a la vida del planeta y del propio hombre.

Antes del plano material, será el hombre más cosas, pero desde el lugar que ocupa en el todo universal en tanto que materia, no puede llegar más lejos en un plano de realidad, el resto situado por encima de esto, es solo un mundo hipotético, que variará en gran manera según sean las circunstancias creativas de cada hombre que lo proyecte en particular, dependerá naturalmente de la forma en que este haya recorrido y completando su ciclo vital.

La iglesia católica predica la existencia de un juicio final, tal vez tenga razón y un coro de serafines una vez acallado el clamor de las trompetas, exponga sobre el tapete de la humanidad en pleno, todas mis vergüenzas y no veo que éstas me vayan a avergonzar realmente, a la vista de lo que todos vallamos viendo, tanto que me temo que me recluten para la escuela de arcángeles, yo creo que ese juicio final se produce en cada individuo cuando toma plena conciencia de su muerte. Debe ser terrible llegar a ese momento, sabiendo que su vida ha sido un desperdicio inútil, las más de las veces arrastrando una inmensa bolsa de sufrimiento por expectativas frustradas, y tomando conciencia con pesar del estado en que estaba el planeta cuando vino y como lo deja cuando se va.

Se alcanza la perfección conquistando la ciencia de la unidad, que es superior a la sabiduría.

Cuando descubras al ser perfecto que te habita y está por encima del mundo, toma la irrevocable decisión de abandonar al enemigo que adopta la forma del deseo. Domina las pasiones, porque el gozo de los sentidos es la matriz del futuro sufrimiento. KRISHNA.

 

 

 

 

 

EL PLANETA TIERRA

Y

LA ESPECIE HUMANA.

 

Millones de años fueron necesarios para que se formara la tierra como planeta del sol.

Sobre la creación de la vida según la ciencia, no solo intervino el tiempo transcurrido para que se completara ese proceso de formación y muchos momentos a veces insólitos, más llenos de casualidades las más de las veces increíblemente sorpresivas y totalmente azarosas, que fueron sumándose e hicieron posible, que en el planeta se dieran las condiciones excepcionales para que se desarrollaran en él, las condiciones imprescindibles para que surgiera la vida.

Geológicamente la tierra pasó por siglos de inestabilidad tremendos como lo fue la era tectónica con acompañamiento de grandes y constantes movimientos sísmicos, columnas de cenizas y gases generando ríos de lava incandescente.

Una vez estabilizado el planeta, llegó el tiempo de su oxidación, la liberación de oxigeno que con la lentitud que hace las cosas el planeta tardó miles de siglos en conseguir la atmósfera que conocemos. Y pudo disfrutar de muchos siglos en los que el desarrollo del hombre no exigía el sacrificio del planeta.

Se cree que la primera forma de vida que se dio en el planeta, fue un tipo de alga de color azulado. Para llegar a este punto tuvieron que darse una infinidad de casualidades en donde el azar nunca estuvo ausente. La formación de los mares y océanos generaron la evaporación, con ello se desarrollaron precipitaciones de agua en forma de lluvia, ya se había formado una corteza terrestre consistente. El movimiento de los continentes y la presión que ejercen unos contra otros, generaron la creación de las montañas por cuyas faldas cuando llovía por sus laderas bajaran los arroyos hasta llegar a los valles creando lagos ríos y mares.

En el momento en que una célula albergó en su interior la existencia de otra, aunque fuera en una forma intrusa, se dio lugar al fenómeno de la diversidad sobre el planeta, después la evolución a que están ligadas todas las formas de vida, fue tejiendo laboriosamente las diferencias que dieron lugar a infinidad de especies de vida que en su momento fueron extinguidas, no obstante otras vinieron para quedarse y lo hicieron, no sin ir transformándose mediante mutaciones, hasta llegar al planeta conocido por las primeras especies que terminaron por dar con la línea evolutiva de la que finalmente surgió la semilla de lo que sería el primario homo sapiens (tal vez Lucy*) y con él, lo que será el principio de la existencia de la especie humana.

*A los restos de Lucy encontrados en Etiopía se les otorgo el ser el símbolo al menos de la madre de la humanidad.

 

Para llegar hasta el homo sapiens, la vida tuvo que pasar por una serie de estados aleatorios que no llegaron a encontrar un camino para el progreso y fueron desapareciendo, pero la línea vital que terminaría con la creación del homo sapiens ya estaba en marcha, así seguiría si un accidente no llegara a impedirlo.

Ya tenemos al homo sapiens en la tierra, el camino para hacer posible su formación ha sido largo, muy largo, ha soportado condiciones de desarrollo tan dificultadas que resulta realmente una magia de enorme duración y perseverancia para abrir un paso definitivo para que la vida se afianzara en el planeta.

Por fin se disfruta de un planeta estabilizado, el agua ha contribuido a enfriar el planeta, ayudado por las bacterias se crean formas de vida acuática y en la tierra se desarrollaba la vida vegetal creando con su proceso de nacer y morir creando en ese proceso un substrato en el que gracias a la fotosíntesis pueden desarrollarse infinidad de variedades de vida probablemente de su propia putrefacción.

El mundo animal se fue desarrollando en la medida en que en el planeta existió mundo vegetal para alimentarles y lo hicieron creándose por los efectos de la diversidad, se piensa que los primeros animales que poblaron la tierra fueron herbívoros, después surgirían los carnívoros.

No sin esfuerzo, tras miles de años de evolución se llegó al homo sapiens dando lugar al desarrollo de la

La primera pregunta existencial es: ¿Qué somos?

Lo más lejos que con toda certeza podemos llegar con nuestro discernimiento racional, es que: pertenecemos y todos juntos conformamos la especie humana.

La especie humana, tiene una característica determinante, en la que los seres que la componen están inmersos en ella, sean estos conscientes de ello o no.

Esta característica determina que la especie es una parte de la materia, por tanto su vida o el tiempo para su transformación, es finita.

La especie humana es un proceso evolutivo.

Por tanto la evolución de los seres que la componen, se integran individualmente a la evolución de la especie, sumando ésta línea evolutiva a todas las cadenas genéticas que robustecen la evolución general. De esta manera, mantienen esta especial característica dando lugar a la propia especie.

Conviene dar un vistazo por el pasado para ver la cantidad de especies, que por un motivo u otro, han desaparecido de la faz de la tierra, por lo que ni tan siquiera el tiempo de vida del planeta, es por sí una garantía de permanencia para el hombre.

Se calcula la posible vida del sistema solar y de la Tierra, pero no se calcula la vida de la especie y es muy probable que con la actual visión del mudo y de la vida, es probable que en menos tiempo del pensado no tenga ya salvación posible ni uno ni otro.

Está especie, la humana, está compuesta por seres de las mismas características vitales, con una idéntica composición atómica y biológica, todos tienen las mismas necesidades ambientales para mantener la vida, todos los humanos del planeta tienen las mismas necesidades vitales, por tanto todos los seres que componen la especie, son iguales y tienen para con ella las mismas obligaciones.

 

El mantenimiento de la sanidad y vida del planeta: Ya que de él depende la subsistencia de la especie que lo puebla. No hay que perder nunca de vista esa cuestión, ya que supone el real bienestar de todos los seres humanos que ahora están aquí hospedados, por tanto debe ser un hecho prácticamente sagrado, dejar las cosas en mejores condiciones a las generaciones venideras, aquí no valen las palabras que adornan los discursos de los responsables directos, que son aquellos que estando en situación de poder, no facilitan los medios necesarios, ellos miran con más atención las columnas numéricas o “cuenta de resultados” que el entorno natural que les permite vivir, es un mundo de locos, se le dedica más atención a los mercados que se mueven entre el chantaje y la postura legal de sus reclamaciones, por tanto muertos de miedo dedican los recursos disponibles a atender la voracidad de un mercado, que por otro lado cuando ofrecía a quien sabía qué, no podría pagarle el dinero que quisiera a cambio de un interés de verdadera usura.

La sociedad necesita revolucionarse para salir de ese mal bucle, que el hombre pueda desarrollar el potencial de su aportación, eso solo se puede conseguir educando humanísticamente a la sociedad mundial, para tirar todos del carro en la misma dirección, en caso contrario se construirá un inmenso carro, tan grande como para portar encima a todos los hombres del mundo y tirados por una interminable manada de bueyes ungidos al yugo independiente, cada uno atado a una maroma. La ley del caos es más organizada que esa moderna Babel que llevará al carro humano indefectiblemente al descarrilamiento.

No solo valen las determinaciones que en un momento se tomen, por parte de los que ejercen el gobierno de las naciones (todas) que componen la vida del hombre en la tierra, sino aceptar la responsabilidad moral de tremenda seriedad que conlleva mejorar no solo la vida de nuestras generaciones sino de las venideras.

 

 

Forma parte de la materia.

El ser humano, no es más que un eslabón en una larga cadena genética, tiene como hándicap, el hecho de tratarse de un ser individual, que al resultar material, como tal, tiene la cualidad de mirar a su alrededor, y establecer la diferencia entre el yo y los demás, olvidándose de que juntos componen un mismo todo.

De esa separación entre la individualidad y la colectividad nace el Ego, que no es más que una ilusión óptica que le permite su cualidad tridimensionalidad.

Cuando vemos una grúa levantando una gran doble T, para subirla en la obra para su soldado en la estructura de acero de un edificio, podemos pensar que el material del que está compuesto es de la mayor dureza y compactación, sin embargo es simplemente un problema de punto de vista ya que si viéramos este acero bajo desde un punto de vista muy diferente veríamos que los átomos que componen el espacio intraatómico entre átomo y átomo, si se traslada de escala puede ser la distancia que medie entre una y otra galaxia.

Eso lo dijo desde la vieja Alejandría, Hermes Trimegistro legando a la posteridad, dentro de su escuela hermetista, la Tabla Esmeralda que comienza en su primer escalón de meditación, “LO QUE ESTÁ ARRIBA ES COMO LO QUE ESTÁ ABAJO”

Es necesario que el hombre se deshaga del Ego y el espejismo que éste crea, para poder vivir en el mundo real, que se encuentra inmerso en lo más profundo del núcleo de la especie sin ser por ello el todo. Desde luego no desde una individualidad que soberbiamente, se encuentra en la periferia de esa masa común, donde todos sus actos van destinados a su particular acomodo, distraído de su verdadera misión común por la personal, dejando sea esta la que marque sus circunstancias.

Conviene no olvidar, que todos los componentes de la especie humana son primero animales, predecibles por tanto (juega el instinto básicamente y normalmente es mentalmente analógico), solo después los hombres son racionales, (desde la Atenas de Sócrates, Platón y Aristóteles creadores del racionalismo) en tanto que animales, el comportamiento del hombre es analógico y espontáneo. Como ser racional, tiene la capacidad de desarrollar estrategias, todas destinadas a adquirir una sibilina superioridad, por un lado negativo, por otro dar una gran apertura al desarrollo mental y mayor conocimiento del mundo y la vida despertando en el hombre la capacidad de dar a conocer sus personales observaciones lo cual es tremendamente positivo.

Hacer razonable una idea o pensamiento, qué duda cabe, una tremenda aportación. De la demostración del agradecimiento puede dar cuenta Sócrates y aprovecho a recomendar muy especialmente el pasaje cuando Critias le visita en la cárcel instándole a salvar su vida.

Para ver el uso desvergonzado que se está haciendo del racionalismo y la incongruencia demagógica y torticera en que la mayoría de nuestros políticos y sorprendentemente algunos de nuestros periodistas, se ha convertido la sutil inteligencia para ejercer una retórica que dé gusto escuchar.

La idea del hombre común, con el que ahora se comparte la experiencia vital, pasa su tiempo atesorando riquezas en esta vida efímera, gracias a la invención del consumo y otras estupideces (creadas por aquellos que tienen de sobra) que propagan, distraen, emanan éstos directa y constantemente del sistema creado por el hombre (eso no es por casualidad) para mantenerse manteniendo el bien estar de muy pocos, sobre el sufrimiento de muchos.

(Trataré un ensayo directamente sobre El Sistema como enemigo de la libertad del hombre y del avance evolutivo de la especie)

En la situación en que individualmente queda asumida la realidad, queda muy restringida y dañada la aportación individual para el progreso de la especie humana. Tengamos en cuenta que aunque exista un modelo de realidad consensuado (pero a nadie le han preguntado si quería ese modelo de realidad), porque se quiera o no, hay tantas innegables realidades como hombres pueblan la tierra.

La ilusión de ser una individualidad separada del conjunto humano, es el punto de inflexión en el que el hombre propicia su esclavitud ante el sistema y su traición a la especie. La humanidad se bifurca, cada hombre tira para un lado como los bueyes del carro puesto antes como ejemplo, se dificultan unos a otros como si se encontraran en un estrecho pasillo en el que se hubiera fundido la luz.

La individualidad (que es un acto egoísta e irreflexivo), el hombre dentro de la especie, debe ser un actor con un papel necesario e imprescindible, para el progreso y la libertad de todos cuantos componen nuestra humanidad, para eso hay que tener presente, la evidencia que todos los hombres son iguales. Entonces es necesaria una gran dosis de empatía, entender que cualquier hombre, sea de la raza que sea, cuando un sufrimiento le tortura con su característico dolor, lo que quiere decir que, cualquiera de los otros hombres en su situación, tendría el mismo dolor, al igual que ambos, tiene la misma capacidad para el placer (su orgasmo para él, no es más placentero que el de otro ser humano siente con el suyo).

Esa profunda igualdad que conlleva la especie como tal, no está dividida por fronteras, creencias o ideologías, el dolor es el mismo para todos al igual que el placer.

Creerse diferente es en realidad una enfermedad que se agrava notablemente, cuanto mayor sea el egoísmo que el individuo pueda insuflar en su propia locura. Es como si en un escuadrón militar, ante la orden de giro a la derecha, solo un hombre hiciera el giro a la izquierda y encima, estuviera convencido de ser el único que lo ha hecho bien.

El ser humano ha de preocuparse en primer lugar; del cuidado y custodia de la perfecta habitabilidad del planeta, ya que de ello depende no solo la calidad de la vida de la generación que en ese momento lo habita, sino de las posibilidades de supervivencia de las generaciones venideras, incluso de la desaparición de la especie e incluso del planeta. Eso para mí está tan claro que es lo primero en lo que pensé cuando empecé este pequeño ensayo.

Con respecto al individuo, conviene tener en cuenta que existen tantas realidades vitales como individuos pueblan la tierra. Cada uno tiene una idea personal sobre el mundo y la vida, al margen del pacto consensual, cuyo resultado nos coloca ante una realidad (ajena) única e insoslayable.

De esta manera vivimos en un mundo relativo, se toma como único y verdadero, algo que en el fondo es realmente una gran ambigüedad filtrada sobre el tamiz de esa fantasía consensuada.

Así se construye esta moderna Babel en que vive el hombre, sin darse cuenta de la enorme y palpable dificultad de entenderse entre ellos, por tanto puede decirse que en su fuero interno, cada uno entiende las cosas a su manera, y ésta en demasiados casos no es entendida por los demás, lo cual da lugar a serios desencuentros que suelen terminar en guerras, entre distintas posturas o intereses individualizados, los hombres derraman la sangre de los hombres, no entienden que la sangre derramada en cualquier caso será la propia, pero no, es más fácil llegar a otra conclusión, que es la de ser dominados o dominantes.

Esto es a lo más lejos que el hombre puede contestarse a ese primer interrogante ¿QUE SOMOS? desde el plano material y usando los atributos racionales que nos brinda. En el plano mental podemos llegar tan lejos como nos de la capacidad para imaginar, ahí no hay barreras más las que limitan a cada persona según el nivel de sus conocimientos y creatividad para desarrollarlos.

Es importantísimo que llegando a esta conclusión, respetemos el indudable hecho de la individualidad con venerada responsabilidad por lo común.

Solo los seres creativos son capaces de crearse un mundo aparte donde desarrollarse y poder ofrecer de vez en cuando, al conocimiento y progreso de todos, el resultado de sus reflexiones o descubrimientos, la creatividad en estos momentos está en manos por orden, de los científicos y los artistas.

Hoy en día la distancia de los conocimientos entre la vanguardia de la humanidad y la cola aun dentro de un mismo país, hace que sea imposible la comprensión, por eso es imprescindible la educación para colocar a toda la sociedad en el punto en que dado el nivel de evolución de la espacie le correspondería tener. Es imprescindible para todos que el acceso a la educación sea incrementado, pues será muy bueno que el hombre, llegue cuanto antes a un nivel medio de evolución que le corresponde tener, para que pueda tomar conciencia de los problemas que afectan a la vida del planeta y del propio hombre.

Antes del plano material, será el hombre más cosas, pero desde el lugar que ocupa en el todo universal en tanto que materia, no puede llegar más lejos en un plano de realidad, el resto situado por encima de esto, es solo un mundo hipotético, que variará en gran manera según sean las circunstancias creativas de cada hombre que lo proyecte en particular, dependerá naturalmente de la forma en que este haya recorrido y completando su ciclo vital.

La iglesia católica predica la existencia de un juicio final, tal vez tenga razón y un coro de serafines una vez acallado el clamor de las trompetas, exponga sobre el tapete de la humanidad en pleno, todas mis vergüenzas y no veo que éstas me vayan a avergonzar realmente, a la vista de lo que todos vallamos viendo, tanto que me temo que me recluten para la escuela de arcángeles, yo creo que ese juicio final se produce en cada individuo cuando toma plena conciencia de su muerte. Debe ser terrible llegar a ese momento, sabiendo que su vida ha sido un desperdicio inútil, las más de las veces arrastrando una inmensa bolsa de sufrimiento por expectativas frustradas, y tomando conciencia con pesar del estado en que estaba el planeta cuando vino y como lo deja cuando se va.

Se alcanza la perfección conquistando la ciencia de la unidad, que es superior a la sabiduría.

Cuando descubras al ser perfecto que te habita y está por encima del mundo, toma la irrevocable decisión de abandonar al enemigo que adopta la forma del deseo. Domina las pasiones, porque el gozo de los sentidos es la matriz del futuro sufrimiento. KRISHNA.

 

 

 

 

EL PLANETA TIERRA

Y

LA ESPECIE HUMANA.

 

Millones de años fueron necesarios para que se formara la tierra como planeta del sol.

Sobre la creación de la vida según la ciencia, no solo intervino el tiempo transcurrido para que se completara ese proceso de formación y muchos momentos a veces insólitos, más llenos de casualidades las más de las veces increíblemente sorpresivas y totalmente azarosas, que fueron sumándose e hicieron posible, que en el planeta se dieran las condiciones excepcionales para que se desarrollaran en él, las condiciones imprescindibles para que surgiera la vida.

Geológicamente la tierra pasó por siglos de inestabilidad tremendos como lo fue la era tectónica con acompañamiento de grandes y constantes movimientos sísmicos, columnas de cenizas y gases generando ríos de lava incandescente.

Una vez estabilizado el planeta, llegó el tiempo de su oxidación, la liberación de oxigeno que con la lentitud que hace las cosas el planeta tardó miles de siglos en conseguir la atmósfera que conocemos. Y pudo disfrutar de muchos siglos en los que el desarrollo del hombre no exigía el sacrificio del planeta.

Se cree que la primera forma de vida que se dio en el planeta, fue un tipo de alga de color azulado. Para llegar a este punto tuvieron que darse una infinidad de casualidades en donde el azar nunca estuvo ausente. La formación de los mares y océanos generaron la evaporación, con ello se desarrollaron precipitaciones de agua en forma de lluvia, ya se había formado una corteza terrestre consistente. El movimiento de los continentes y la presión que ejercen unos contra otros, generaron la creación de las montañas por cuyas faldas cuando llovía por sus laderas bajaran los arroyos hasta llegar a los valles creando lagos ríos y mares.

En el momento en que una célula albergó en su interior la existencia de otra, aunque fuera en una forma intrusa, se dio lugar al fenómeno de la diversidad sobre el planeta, después la evolución a que están ligadas todas las formas de vida, fue tejiendo laboriosamente las diferencias que dieron lugar a infinidad de especies de vida que en su momento fueron extinguidas, no obstante otras vinieron para quedarse y lo hicieron, no sin ir transformándose mediante mutaciones, hasta llegar al planeta conocido por las primeras especies que terminaron por dar con la línea evolutiva de la que finalmente surgió la semilla de lo que sería el primario homo sapiens (tal vez Lucy*) y con él, lo que será el principio de la existencia de la especie humana.

*A los restos de Lucy encontrados en Etiopía se les otorgo el ser el símbolo al menos de la madre de la humanidad.

 

Para llegar hasta el homo sapiens, la vida tuvo que pasar por una serie de estados aleatorios que no llegaron a encontrar un camino para el progreso y fueron desapareciendo, pero la línea vital que terminaría con la creación del homo sapiens ya estaba en marcha, así seguiría si un accidente no llegara a impedirlo.

Ya tenemos al homo sapiens en la tierra, el camino para hacer posible su formación ha sido largo, muy largo, ha soportado condiciones de desarrollo tan dificultadas que resulta realmente una magia de enorme duración y perseverancia para abrir un paso definitivo para que la vida se afianzara en el planeta.

Por fin se disfruta de un planeta estabilizado, el agua ha contribuido a enfriar el planeta, ayudado por las bacterias se crean formas de vida acuática y en la tierra se desarrollaba la vida vegetal creando con su proceso de nacer y morir creando en ese proceso un substrato en el que gracias a la fotosíntesis pueden desarrollarse infinidad de variedades de vida probablemente de su propia putrefacción.

El mundo animal se fue desarrollando en la medida en que en el planeta existió mundo vegetal para alimentarles y lo hicieron creándose por los efectos de la diversidad, se piensa que los primeros animales que poblaron la tierra fueron herbívoros, después surgirían los carnívoros.

No sin esfuerzo, tras miles de años de evolución se llegó al homo sapiens dando lugar al desarrollo de la

La primera pregunta existencial es: ¿Qué somos?

Lo más lejos que con toda certeza podemos llegar con nuestro discernimiento racional, es que: pertenecemos y todos juntos conformamos la especie humana.

La especie humana, tiene una característica determinante, en la que los seres que la componen están inmersos en ella, sean estos conscientes de ello o no.

Esta característica determina que la especie es una parte de la materia, por tanto su vida o el tiempo para su transformación, es finita.

La especie humana es un proceso evolutivo.

Por tanto la evolución de los seres que la componen, se integran individualmente a la evolución de la especie, sumando ésta línea evolutiva a todas las cadenas genéticas que robustecen la evolución general. De esta manera, mantienen esta especial característica dando lugar a la propia especie.

Conviene dar un vistazo por el pasado para ver la cantidad de especies, que por un motivo u otro, han desaparecido de la faz de la tierra, por lo que ni tan siquiera el tiempo de vida del planeta, es por sí una garantía de permanencia para el hombre.

Se calcula la posible vida del sistema solar y de la Tierra, pero no se calcula la vida de la especie y es muy probable que con la actual visión del mudo y de la vida, es probable que en menos tiempo del pensado no tenga ya salvación posible ni uno ni otro.

Está especie, la humana, está compuesta por seres de las mismas características vitales, con una idéntica composición atómica y biológica, todos tienen las mismas necesidades ambientales para mantener la vida, todos los humanos del planeta tienen las mismas necesidades vitales, por tanto todos los seres que componen la especie, son iguales y tienen para con ella las mismas obligaciones.

 

El mantenimiento de la sanidad y vida del planeta: Ya que de él depende la subsistencia de la especie que lo puebla. No hay que perder nunca de vista esa cuestión, ya que supone el real bienestar de todos los seres humanos que ahora están aquí hospedados, por tanto debe ser un hecho prácticamente sagrado, dejar las cosas en mejores condiciones a las generaciones venideras, aquí no valen las palabras que adornan los discursos de los responsables directos, que son aquellos que estando en situación de poder, no facilitan los medios necesarios, ellos miran con más atención las columnas numéricas o “cuenta de resultados” que el entorno natural que les permite vivir, es un mundo de locos, se le dedica más atención a los mercados que se mueven entre el chantaje y la postura legal de sus reclamaciones, por tanto muertos de miedo dedican los recursos disponibles a atender la voracidad de un mercado, que por otro lado cuando ofrecía a quien sabía qué, no podría pagarle el dinero que quisiera a cambio de un interés de verdadera usura.

La sociedad necesita revolucionarse para salir de ese mal bucle, que el hombre pueda desarrollar el potencial de su aportación, eso solo se puede conseguir educando humanísticamente a la sociedad mundial, para tirar todos del carro en la misma dirección, en caso contrario se construirá un inmenso carro, tan grande como para portar encima a todos los hombres del mundo y tirados por una interminable manada de bueyes ungidos al yugo independiente, cada uno atado a una maroma. La ley del caos es más organizada que esa moderna Babel que llevará al carro humano indefectiblemente al descarrilamiento.

No solo valen las determinaciones que en un momento se tomen, por parte de los que ejercen el gobierno de las naciones (todas) que componen la vida del hombre en la tierra, sino aceptar la responsabilidad moral de tremenda seriedad que conlleva mejorar no solo la vida de nuestras generaciones sino de las venideras.

 

 

Forma parte de la materia.

El ser humano, no es más que un eslabón en una larga cadena genética, tiene como hándicap, el hecho de tratarse de un ser individual, que al resultar material, como tal, tiene la cualidad de mirar a su alrededor, y establecer la diferencia entre el yo y los demás, olvidándose de que juntos componen un mismo todo.

De esa separación entre la individualidad y la colectividad nace el Ego, que no es más que una ilusión óptica que le permite su cualidad tridimensionalidad.

Cuando vemos una grúa levantando una gran doble T, para subirla en la obra para su soldado en la estructura de acero de un edificio, podemos pensar que el material del que está compuesto es de la mayor dureza y compactación, sin embargo es simplemente un problema de punto de vista ya que si viéramos este acero bajo desde un punto de vista muy diferente veríamos que los átomos que componen el espacio intraatómico entre átomo y átomo, si se traslada de escala puede ser la distancia que medie entre una y otra galaxia.

Eso lo dijo desde la vieja Alejandría, Hermes Trimegistro legando a la posteridad, dentro de su escuela hermetista, la Tabla Esmeralda que comienza en su primer escalón de meditación, “LO QUE ESTÁ ARRIBA ES COMO LO QUE ESTÁ ABAJO”

Es necesario que el hombre se deshaga del Ego y el espejismo que éste crea, para poder vivir en el mundo real, que se encuentra inmerso en lo más profundo del núcleo de la especie sin ser por ello el todo. Desde luego no desde una individualidad que soberbiamente, se encuentra en la periferia de esa masa común, donde todos sus actos van destinados a su particular acomodo, distraído de su verdadera misión común por la personal, dejando sea esta la que marque sus circunstancias.

Conviene no olvidar, que todos los componentes de la especie humana son primero animales, predecibles por tanto (juega el instinto básicamente y normalmente es mentalmente analógico), solo después los hombres son racionales, (desde la Atenas de Sócrates, Platón y Aristóteles creadores del racionalismo) en tanto que animales, el comportamiento del hombre es analógico y espontáneo. Como ser racional, tiene la capacidad de desarrollar estrategias, todas destinadas a adquirir una sibilina superioridad, por un lado negativo, por otro dar una gran apertura al desarrollo mental y mayor conocimiento del mundo y la vida despertando en el hombre la capacidad de dar a conocer sus personales observaciones lo cual es tremendamente positivo.

Hacer razonable una idea o pensamiento, qué duda cabe, una tremenda aportación. De la demostración del agradecimiento puede dar cuenta Sócrates y aprovecho a recomendar muy especialmente el pasaje cuando Critias le visita en la cárcel instándole a salvar su vida.

Para ver el uso desvergonzado que se está haciendo del racionalismo y la incongruencia demagógica y torticera en que la mayoría de nuestros políticos y sorprendentemente algunos de nuestros periodistas, se ha convertido la sutil inteligencia para ejercer una retórica que dé gusto escuchar.

La idea del hombre común, con el que ahora se comparte la experiencia vital, pasa su tiempo atesorando riquezas en esta vida efímera, gracias a la invención del consumo y otras estupideces (creadas por aquellos que tienen de sobra) que propagan, distraen, emanan éstos directa y constantemente del sistema creado por el hombre (eso no es por casualidad) para mantenerse manteniendo el bien estar de muy pocos, sobre el sufrimiento de muchos.

(Trataré un ensayo directamente sobre El Sistema como enemigo de la libertad del hombre y del avance evolutivo de la especie)

En la situación en que individualmente queda asumida la realidad, queda muy restringida y dañada la aportación individual para el progreso de la especie humana. Tengamos en cuenta que aunque exista un modelo de realidad consensuado (pero a nadie le han preguntado si quería ese modelo de realidad), porque se quiera o no, hay tantas innegables realidades como hombres pueblan la tierra.

La ilusión de ser una individualidad separada del conjunto humano, es el punto de inflexión en el que el hombre propicia su esclavitud ante el sistema y su traición a la especie. La humanidad se bifurca, cada hombre tira para un lado como los bueyes del carro puesto antes como ejemplo, se dificultan unos a otros como si se encontraran en un estrecho pasillo en el que se hubiera fundido la luz.

La individualidad (que es un acto egoísta e irreflexivo), el hombre dentro de la especie, debe ser un actor con un papel necesario e imprescindible, para el progreso y la libertad de todos cuantos componen nuestra humanidad, para eso hay que tener presente, la evidencia que todos los hombres son iguales. Entonces es necesaria una gran dosis de empatía, entender que cualquier hombre, sea de la raza que sea, cuando un sufrimiento le tortura con su característico dolor, lo que quiere decir que, cualquiera de los otros hombres en su situación, tendría el mismo dolor, al igual que ambos, tiene la misma capacidad para el placer (su orgasmo para él, no es más placentero que el de otro ser humano siente con el suyo).

Esa profunda igualdad que conlleva la especie como tal, no está dividida por fronteras, creencias o ideologías, el dolor es el mismo para todos al igual que el placer.

Creerse diferente es en realidad una enfermedad que se agrava notablemente, cuanto mayor sea el egoísmo que el individuo pueda insuflar en su propia locura. Es como si en un escuadrón militar, ante la orden de giro a la derecha, solo un hombre hiciera el giro a la izquierda y encima, estuviera convencido de ser el único que lo ha hecho bien.

El ser humano ha de preocuparse en primer lugar; del cuidado y custodia de la perfecta habitabilidad del planeta, ya que de ello depende no solo la calidad de la vida de la generación que en ese momento lo habita, sino de las posibilidades de supervivencia de las generaciones venideras, incluso de la desaparición de la especie e incluso del planeta. Eso para mí está tan claro que es lo primero en lo que pensé cuando empecé este pequeño ensayo.

Con respecto al individuo, conviene tener en cuenta que existen tantas realidades vitales como individuos pueblan la tierra. Cada uno tiene una idea personal sobre el mundo y la vida, al margen del pacto consensual, cuyo resultado nos coloca ante una realidad (ajena) única e insoslayable.

De esta manera vivimos en un mundo relativo, se toma como único y verdadero, algo que en el fondo es realmente una gran ambigüedad filtrada sobre el tamiz de esa fantasía consensuada.

Así se construye esta moderna Babel en que vive el hombre, sin darse cuenta de la enorme y palpable dificultad de entenderse entre ellos, por tanto puede decirse que en su fuero interno, cada uno entiende las cosas a su manera, y ésta en demasiados casos no es entendida por los demás, lo cual da lugar a serios desencuentros que suelen terminar en guerras, entre distintas posturas o intereses individualizados, los hombres derraman la sangre de los hombres, no entienden que la sangre derramada en cualquier caso será la propia, pero no, es más fácil llegar a otra conclusión, que es la de ser dominados o dominantes.

Esto es a lo más lejos que el hombre puede contestarse a ese primer interrogante ¿QUE SOMOS? desde el plano material y usando los atributos racionales que nos brinda. En el plano mental podemos llegar tan lejos como nos de la capacidad para imaginar, ahí no hay barreras más las que limitan a cada persona según el nivel de sus conocimientos y creatividad para desarrollarlos.

Es importantísimo que llegando a esta conclusión, respetemos el indudable hecho de la individualidad con venerada responsabilidad por lo común.

Solo los seres creativos son capaces de crearse un mundo aparte donde desarrollarse y poder ofrecer de vez en cuando, al conocimiento y progreso de todos, el resultado de sus reflexiones o descubrimientos, la creatividad en estos momentos está en manos por orden, de los científicos y los artistas.

Hoy en día la distancia de los conocimientos entre la vanguardia de la humanidad y la cola aun dentro de un mismo país, hace que sea imposible la comprensión, por eso es imprescindible la educación para colocar a toda la sociedad en el punto en que dado el nivel de evolución de la espacie le correspondería tener. Es imprescindible para todos que el acceso a la educación sea incrementado, pues será muy bueno que el hombre, llegue cuanto antes a un nivel medio de evolución que le corresponde tener, para que pueda tomar conciencia de los problemas que afectan a la vida del planeta y del propio hombre.

Antes del plano material, será el hombre más cosas, pero desde el lugar que ocupa en el todo universal en tanto que materia, no puede llegar más lejos en un plano de realidad, el resto situado por encima de esto, es solo un mundo hipotético, que variará en gran manera según sean las circunstancias creativas de cada hombre que lo proyecte en particular, dependerá naturalmente de la forma en que este haya recorrido y completando su ciclo vital.

La iglesia católica predica la existencia de un juicio final, tal vez tenga razón y un coro de serafines una vez acallado el clamor de las trompetas, exponga sobre el tapete de la humanidad en pleno, todas mis vergüenzas y no veo que éstas me vayan a avergonzar realmente, a la vista de lo que todos vallamos viendo, tanto que me temo que me recluten para la escuela de arcángeles, yo creo que ese juicio final se produce en cada individuo cuando toma plena conciencia de su muerte. Debe ser terrible llegar a ese momento, sabiendo que su vida ha sido un desperdicio inútil, las más de las veces arrastrando una inmensa bolsa de sufrimiento por expectativas frustradas, y tomando conciencia con pesar del estado en que estaba el planeta cuando vino y como lo deja cuando se va.

Se alcanza la perfección conquistando la ciencia de la unidad, que es superior a la sabiduría.

Cuando descubras al ser perfecto que te habita y está por encima del mundo, toma la irrevocable decisión de abandonar al enemigo que adopta la forma del deseo. Domina las pasiones, porque el gozo de los sentidos es la matriz del futuro sufrimiento. KRISHNA.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

EL PLANETA TIERRA

Y

LA ESPECIE HUMANA.

 

Millones de años fueron necesarios para que se formara la tierra como planeta del sol.

Sobre la creación de la vida según la ciencia, no solo intervino el tiempo transcurrido para que se completara ese proceso de formación y muchos momentos a veces insólitos, más llenos de casualidades las más de las veces increíblemente sorpresivas y totalmente azarosas, que fueron sumándose e hicieron posible, que en el planeta se dieran las condiciones excepcionales para que se desarrollaran en él, las condiciones imprescindibles para que surgiera la vida.

Geológicamente la tierra pasó por siglos de inestabilidad tremendos como lo fue la era tectónica con acompañamiento de grandes y constantes movimientos sísmicos, columnas de cenizas y gases generando ríos de lava incandescente.

Una vez estabilizado el planeta, llegó el tiempo de su oxidación, la liberación de oxigeno que con la lentitud que hace las cosas el planeta tardó miles de siglos en conseguir la atmósfera que conocemos. Y pudo disfrutar de muchos siglos en los que el desarrollo del hombre no exigía el sacrificio del planeta.

Se cree que la primera forma de vida que se dio en el planeta, fue un tipo de alga de color azulado. Para llegar a este punto tuvieron que darse una infinidad de casualidades en donde el azar nunca estuvo ausente. La formación de los mares y océanos generaron la evaporación, con ello se desarrollaron precipitaciones de agua en forma de lluvia, ya se había formado una corteza terrestre consistente. El movimiento de los continentes y la presión que ejercen unos contra otros, generaron la creación de las montañas por cuyas faldas cuando llovía por sus laderas bajaran los arroyos hasta llegar a los valles creando lagos ríos y mares.

En el momento en que una célula albergó en su interior la existencia de otra, aunque fuera en una forma intrusa, se dio lugar al fenómeno de la diversidad sobre el planeta, después la evolución a que están ligadas todas las formas de vida, fue tejiendo laboriosamente las diferencias que dieron lugar a infinidad de especies de vida que en su momento fueron extinguidas, no obstante otras vinieron para quedarse y lo hicieron, no sin ir transformándose mediante mutaciones, hasta llegar al planeta conocido por las primeras especies que terminaron por dar con la línea evolutiva de la que finalmente surgió la semilla de lo que sería el primario homo sapiens (tal vez Lucy*) y con él, lo que será el principio de la existencia de la especie humana.

*A los restos de Lucy encontrados en Etiopía se les otorgo el ser el símbolo al menos de la madre de la humanidad.

 

Para llegar hasta el homo sapiens, la vida tuvo que pasar por una serie de estados aleatorios que no llegaron a encontrar un camino para el progreso y fueron desapareciendo, pero la línea vital que terminaría con la creación del homo sapiens ya estaba en marcha, así seguiría si un accidente no llegara a impedirlo.

Ya tenemos al homo sapiens en la tierra, el camino para hacer posible su formación ha sido largo, muy largo, ha soportado condiciones de desarrollo tan dificultadas que resulta realmente una magia de enorme duración y perseverancia para abrir un paso definitivo para que la vida se afianzara en el planeta.

Por fin se disfruta de un planeta estabilizado, el agua ha contribuido a enfriar el planeta, ayudado por las bacterias se crean formas de vida acuática y en la tierra se desarrollaba la vida vegetal creando con su proceso de nacer y morir creando en ese proceso un substrato en el que gracias a la fotosíntesis pueden desarrollarse infinidad de variedades de vida probablemente de su propia putrefacción.

El mundo animal se fue desarrollando en la medida en que en el planeta existió mundo vegetal para alimentarles y lo hicieron creándose por los efectos de la diversidad, se piensa que los primeros animales que poblaron la tierra fueron herbívoros, después surgirían los carnívoros.

No sin esfuerzo, tras miles de años de evolución se llegó al homo sapiens dando lugar al desarrollo de la

La primera pregunta existencial es: ¿Qué somos?

Lo más lejos que con toda certeza podemos llegar con nuestro discernimiento racional, es que: pertenecemos y todos juntos conformamos la especie humana.

La especie humana, tiene una característica determinante, en la que los seres que la componen están inmersos en ella, sean estos conscientes de ello o no.

Esta característica determina que la especie es una parte de la materia, por tanto su vida o el tiempo para su transformación, es finita.

La especie humana es un proceso evolutivo.

Por tanto la evolución de los seres que la componen, se integran individualmente a la evolución de la especie, sumando ésta línea evolutiva a todas las cadenas genéticas que robustecen la evolución general. De esta manera, mantienen esta especial característica dando lugar a la propia especie.

Conviene dar un vistazo por el pasado para ver la cantidad de especies, que por un motivo u otro, han desaparecido de la faz de la tierra, por lo que ni tan siquiera el tiempo de vida del planeta, es por sí una garantía de permanencia para el hombre.

Se calcula la posible vida del sistema solar y de la Tierra, pero no se calcula la vida de la especie y es muy probable que con la actual visión del mudo y de la vida, es probable que en menos tiempo del pensado no tenga ya salvación posible ni uno ni otro.

Está especie, la humana, está compuesta por seres de las mismas características vitales, con una idéntica composición atómica y biológica, todos tienen las mismas necesidades ambientales para mantener la vida, todos los humanos del planeta tienen las mismas necesidades vitales, por tanto todos los seres que componen la especie, son iguales y tienen para con ella las mismas obligaciones.

 

El mantenimiento de la sanidad y vida del planeta: Ya que de él depende la subsistencia de la especie que lo puebla. No hay que perder nunca de vista esa cuestión, ya que supone el real bienestar de todos los seres humanos que ahora están aquí hospedados, por tanto debe ser un hecho prácticamente sagrado, dejar las cosas en mejores condiciones a las generaciones venideras, aquí no valen las palabras que adornan los discursos de los responsables directos, que son aquellos que estando en situación de poder, no facilitan los medios necesarios, ellos miran con más atención las columnas numéricas o “cuenta de resultados” que el entorno natural que les permite vivir, es un mundo de locos, se le dedica más atención a los mercados que se mueven entre el chantaje y la postura legal de sus reclamaciones, por tanto muertos de miedo dedican los recursos disponibles a atender la voracidad de un mercado, que por otro lado cuando ofrecía a quien sabía qué, no podría pagarle el dinero que quisiera a cambio de un interés de verdadera usura.

La sociedad necesita revolucionarse para salir de ese mal bucle, que el hombre pueda desarrollar el potencial de su aportación, eso solo se puede conseguir educando humanísticamente a la sociedad mundial, para tirar todos del carro en la misma dirección, en caso contrario se construirá un inmenso carro, tan grande como para portar encima a todos los hombres del mundo y tirados por una interminable manada de bueyes ungidos al yugo independiente, cada uno atado a una maroma. La ley del caos es más organizada que esa moderna Babel que llevará al carro humano indefectiblemente al descarrilamiento.

No solo valen las determinaciones que en un momento se tomen, por parte de los que ejercen el gobierno de las naciones (todas) que componen la vida del hombre en la tierra, sino aceptar la responsabilidad moral de tremenda seriedad que conlleva mejorar no solo la vida de nuestras generaciones sino de las venideras.

 

 

Forma parte de la materia.

El ser humano, no es más que un eslabón en una larga cadena genética, tiene como hándicap, el hecho de tratarse de un ser individual, que al resultar material, como tal, tiene la cualidad de mirar a su alrededor, y establecer la diferencia entre el yo y los demás, olvidándose de que juntos componen un mismo todo.

De esa separación entre la individualidad y la colectividad nace el Ego, que no es más que una ilusión óptica que le permite su cualidad tridimensionalidad.

Cuando vemos una grúa levantando una gran doble T, para subirla en la obra para su soldado en la estructura de acero de un edificio, podemos pensar que el material del que está compuesto es de la mayor dureza y compactación, sin embargo es simplemente un problema de punto de vista ya que si viéramos este acero bajo desde un punto de vista muy diferente veríamos que los átomos que componen el espacio intraatómico entre átomo y átomo, si se traslada de escala puede ser la distancia que medie entre una y otra galaxia.

Eso lo dijo desde la vieja Alejandría, Hermes Trimegistro legando a la posteridad, dentro de su escuela hermetista, la Tabla Esmeralda que comienza en su primer escalón de meditación, “LO QUE ESTÁ ARRIBA ES COMO LO QUE ESTÁ ABAJO”

Es necesario que el hombre se deshaga del Ego y el espejismo que éste crea, para poder vivir en el mundo real, que se encuentra inmerso en lo más profundo del núcleo de la especie sin ser por ello el todo. Desde luego no desde una individualidad que soberbiamente, se encuentra en la periferia de esa masa común, donde todos sus actos van destinados a su particular acomodo, distraído de su verdadera misión común por la personal, dejando sea esta la que marque sus circunstancias.

Conviene no olvidar, que todos los componentes de la especie humana son primero animales, predecibles por tanto (juega el instinto básicamente y normalmente es mentalmente analógico), solo después los hombres son racionales, (desde la Atenas de Sócrates, Platón y Aristóteles creadores del racionalismo) en tanto que animales, el comportamiento del hombre es analógico y espontáneo. Como ser racional, tiene la capacidad de desarrollar estrategias, todas destinadas a adquirir una sibilina superioridad, por un lado negativo, por otro dar una gran apertura al desarrollo mental y mayor conocimiento del mundo y la vida despertando en el hombre la capacidad de dar a conocer sus personales observaciones lo cual es tremendamente positivo.

Hacer razonable una idea o pensamiento, qué duda cabe, una tremenda aportación. De la demostración del agradecimiento puede dar cuenta Sócrates y aprovecho a recomendar muy especialmente el pasaje cuando Critias le visita en la cárcel instándole a salvar su vida.

Para ver el uso desvergonzado que se está haciendo del racionalismo y la incongruencia demagógica y torticera en que la mayoría de nuestros políticos y sorprendentemente algunos de nuestros periodistas, se ha convertido la sutil inteligencia para ejercer una retórica que dé gusto escuchar.

La idea del hombre común, con el que ahora se comparte la experiencia vital, pasa su tiempo atesorando riquezas en esta vida efímera, gracias a la invención del consumo y otras estupideces (creadas por aquellos que tienen de sobra) que propagan, distraen, emanan éstos directa y constantemente del sistema creado por el hombre (eso no es por casualidad) para mantenerse manteniendo el bien estar de muy pocos, sobre el sufrimiento de muchos.

(Trataré un ensayo directamente sobre El Sistema como enemigo de la libertad del hombre y del avance evolutivo de la especie)

En la situación en que individualmente queda asumida la realidad, queda muy restringida y dañada la aportación individual para el progreso de la especie humana. Tengamos en cuenta que aunque exista un modelo de realidad consensuado (pero a nadie le han preguntado si quería ese modelo de realidad), porque se quiera o no, hay tantas innegables realidades como hombres pueblan la tierra.

La ilusión de ser una individualidad separada del conjunto humano, es el punto de inflexión en el que el hombre propicia su esclavitud ante el sistema y su traición a la especie. La humanidad se bifurca, cada hombre tira para un lado como los bueyes del carro puesto antes como ejemplo, se dificultan unos a otros como si se encontraran en un estrecho pasillo en el que se hubiera fundido la luz.

La individualidad (que es un acto egoísta e irreflexivo), el hombre dentro de la especie, debe ser un actor con un papel necesario e imprescindible, para el progreso y la libertad de todos cuantos componen nuestra humanidad, para eso hay que tener presente, la evidencia que todos los hombres son iguales. Entonces es necesaria una gran dosis de empatía, entender que cualquier hombre, sea de la raza que sea, cuando un sufrimiento le tortura con su característico dolor, lo que quiere decir que, cualquiera de los otros hombres en su situación, tendría el mismo dolor, al igual que ambos, tiene la misma capacidad para el placer (su orgasmo para él, no es más placentero que el de otro ser humano siente con el suyo).

Esa profunda igualdad que conlleva la especie como tal, no está dividida por fronteras, creencias o ideologías, el dolor es el mismo para todos al igual que el placer.

Creerse diferente es en realidad una enfermedad que se agrava notablemente, cuanto mayor sea el egoísmo que el individuo pueda insuflar en su propia locura. Es como si en un escuadrón militar, ante la orden de giro a la derecha, solo un hombre hiciera el giro a la izquierda y encima, estuviera convencido de ser el único que lo ha hecho bien.

El ser humano ha de preocuparse en primer lugar; del cuidado y custodia de la perfecta habitabilidad del planeta, ya que de ello depende no solo la calidad de la vida de la generación que en ese momento lo habita, sino de las posibilidades de supervivencia de las generaciones venideras, incluso de la desaparición de la especie e incluso del planeta. Eso para mí está tan claro que es lo primero en lo que pensé cuando empecé este pequeño ensayo.

Con respecto al individuo, conviene tener en cuenta que existen tantas realidades vitales como individuos pueblan la tierra. Cada uno tiene una idea personal sobre el mundo y la vida, al margen del pacto consensual, cuyo resultado nos coloca ante una realidad (ajena) única e insoslayable.

De esta manera vivimos en un mundo relativo, se toma como único y verdadero, algo que en el fondo es realmente una gran ambigüedad filtrada sobre el tamiz de esa fantasía consensuada.

Así se construye esta moderna Babel en que vive el hombre, sin darse cuenta de la enorme y palpable dificultad de entenderse entre ellos, por tanto puede decirse que en su fuero interno, cada uno entiende las cosas a su manera, y ésta en demasiados casos no es entendida por los demás, lo cual da lugar a serios desencuentros que suelen terminar en guerras, entre distintas posturas o intereses individualizados, los hombres derraman la sangre de los hombres, no entienden que la sangre derramada en cualquier caso será la propia, pero no, es más fácil llegar a otra conclusión, que es la de ser dominados o dominantes.

Esto es a lo más lejos que el hombre puede contestarse a ese primer interrogante ¿QUE SOMOS? desde el plano material y usando los atributos racionales que nos brinda. En el plano mental podemos llegar tan lejos como nos de la capacidad para imaginar, ahí no hay barreras más las que limitan a cada persona según el nivel de sus conocimientos y creatividad para desarrollarlos.

Es importantísimo que llegando a esta conclusión, respetemos el indudable hecho de la individualidad con venerada responsabilidad por lo común.

Solo los seres creativos son capaces de crearse un mundo aparte donde desarrollarse y poder ofrecer de vez en cuando, al conocimiento y progreso de todos, el resultado de sus reflexiones o descubrimientos, la creatividad en estos momentos está en manos por orden, de los científicos y los artistas.

Hoy en día la distancia de los conocimientos entre la vanguardia de la humanidad y la cola aun dentro de un mismo país, hace que sea imposible la comprensión, por eso es imprescindible la educación para colocar a toda la sociedad en el punto en que dado el nivel de evolución de la espacie le correspondería tener. Es imprescindible para todos que el acceso a la educación sea incrementado, pues será muy bueno que el hombre, llegue cuanto antes a un nivel medio de evolución que le corresponde tener, para que pueda tomar conciencia de los problemas que afectan a la vida del planeta y del propio hombre.

Antes del plano material, será el hombre más cosas, pero desde el lugar que ocupa en el todo universal en tanto que materia, no puede llegar más lejos en un plano de realidad, el resto situado por encima de esto, es solo un mundo hipotético, que variará en gran manera según sean las circunstancias creativas de cada hombre que lo proyecte en particular, dependerá naturalmente de la forma en que este haya recorrido y completando su ciclo vital.

La iglesia católica predica la existencia de un juicio final, tal vez tenga razón y un coro de serafines una vez acallado el clamor de las trompetas, exponga sobre el tapete de la humanidad en pleno, todas mis vergüenzas y no veo que éstas me vayan a avergonzar realmente, a la vista de lo que todos vallamos viendo, tanto que me temo que me recluten para la escuela de arcángeles, yo creo que ese juicio final se produce en cada individuo cuando toma plena conciencia de su muerte. Debe ser terrible llegar a ese momento, sabiendo que su vida ha sido un desperdicio inútil, las más de las veces arrastrando una inmensa bolsa de sufrimiento por expectativas frustradas, y tomando conciencia con pesar del estado en que estaba el planeta cuando vino y como lo deja cuando se va.

Se alcanza la perfección conquistando la ciencia de la unidad, que es superior a la sabiduría.

Cuando descubras al ser perfecto que te habita y está por encima del mundo, toma la irrevocable decisión de abandonar al enemigo que adopta la forma del deseo. Domina las pasiones, porque el gozo de los sentidos es la matriz del futuro sufrimiento. KRISHNA.

 

 

 

 

 

 

 

¿PORQUÉ EL PROGRAMA DE PODEMOS?

Ramón Aymerich

www.ramonaymerich.es

PODEMOS está compuesto al menos en su cuadro director con gente preparada, son personas que pueden acreditar unos conocimientos con respecto a los temas que proponen, en otras cuestiones no están muy duchos, solo espero que tengan la humildad de recurrir con la prudencia aconseja y valorando la capacidad real de los asesores de que se rodeen, apliquen  la mesura en administrar bien el gasto que así lo aconseja.

Creo que podrían ponerse en contacto con profesionales salidos de la Universidad como Técnicos y Especialistas en Administraciones Públicas, dedicando a la función que se necesita al mejor y más especializado. Solo tengo en este sentido un consejo que darles, “háganles caso, no intenten poner la autoridad política frente a las recomendaciones de los técnicos, cuenten con ello muy en serio, piénsenselo las veces que sean necesarias y después decidan”

Ante la  y esperanzada respuesta de una sociedad totalmente desengañada, indignada, estafada, robada, vapuleada por los servicios de seguridad ¿seguridad de quién?, es una vergüenza que nuestra policía (digo nuestra porque la pagamos nosotros), se convierta en los “machaca” de los políticos contra nuestras protestas, utilizando una inusitada violencia para ello.

Ante esta situación solo me cabe recordar las manifestaciones en Japón, donde todas las manifestaciones son pacíficas, pero cuando la manifestación llega a la policía vestidos con toda la parafernalia de antidisturbios, entonces la manifestación se para, se hacen a un lado, entonces de dentro de la manifestación, salen un grupo de jóvenes bien pertrechados como los policías, después de haber recibido el correspondiente entrenamiento, en fila de cuatro se sitúan frente a la policía y empiezan a dar caña mientras la manifestación se retira, detrás de ellos van unos jóvenes que toman de los policías que quedan tras la fila de los defensores de la manifestación, en el suelo y les despojan del equipo haciéndolo inmediatamente desaparecer. Cuando en España se organice algo parecido, veremos cómo la policía, se vuelve menos agresiva e incluso, terminará por desobedecer las órdenes políticas, porque los que cobran son ellos.

La democracia tiene el inconveniente de la corrupción y la capacidad política para hacer que ésta, disfrute de la impunidad jurídica que podemos ver en España, es precisamente ese inconveniente el que ha convertido este país en un agujero negro para el dinero blanco, permitiendo obras innecesarias y veleidades faraónicas, que no sirven para nada, las cuales  incluso después de rebasar sus presupuestos iniciales con desviaciones brutales, y tiempos de ejecución que se han prolongado agotándose las posibilidades de terminación, al tiempo que ya no hay de donde sacar dinero para terminarlas, quedando las importantes obras inacabadas, teniendo el único final lógico de la demolición, y con ella la desaparición de una punta de dinero, que solo habrá beneficiado a los coimeros, prevaricadores, golfos, falsificadores documentales, beneficiarios de la rapiña institucionalizada y sus amigos constructores, adjudicatarios de las obras o simples intermediarios.

Es sensato lo que propone PODEMOS de revisar las instituciones, hacer desaparecer aquellas que sean innecesarias, rediseñar el funcionamiento de otras, hacer desaparecer de los puestos de mando, a toda la generación de políticos (por estar en su mayoría corrompidos) que actualmente ocupan puestos políticos o empresariales en los consejos de administración, pues carecen de la mentalidad necesaria para acometer los cambios hacia una nueva vida ciudadana, por lo que resultarán un peso y un freno a las necesarios cambios, hace falta lo que PODEMOS propone “una renovación en la mentalidad política” rejuvenecer de entrada esta clase, para que puedan tener una mentalidad capaz de asumir los cambios que han de venir y que serán muchos, naturalmente no puede ni PODEMOS ni nadie, hacer un programa para ofrecer el nuevo diseño de sociedad al que hay que ir, por tanto como programa ofrecen su ideología y una serie de propuestas de cambio que hasta su momento no se puede saber si se adopta éste, de una manera o de otra e incluso si no se cambia, y simplemente se reestructura. Tengo una encuesta con resultados reales sobre la corrupción en España, no es esta una encuesta de intenciones de la que lo más que se puede sacar, es una idea de tendencia. Mi encuesta es real está en manos de los jueces y ya se han tomado la determinación de fianzas en unos casos y prisión en otros, me refiero al caso de Caja Madrid con sus tarjetas negras. Según la información que me ha llegado se repartieron 85 tarjetas de estas y solo cuatro personas no las han utilizado nunca, naturalmente cuando a uno le daban esa tarjeta le explicaban de qué se trataba, pues bien cuatro personas entendieron perfectamente el asunto y decidieron seguir su línea ética y no sucumbir al chanchullo corrupto. Por tanto lo que sí está demostrado, es que de 85 españoles solo cuatro pueden ser considerados decentes, al menos en la clase política económica.

Yo no veo porque hay que tener ningún temor por cambiar cosas que afecten al bien estar de la sociedad en una forma positiva, que proteja a las arcas del estado del despilfarro inútil, podrán acudir con esos dineros ahorrados, a reforzar esos sectores sociales más desatendidos o directamente ignorados por esta administración (mencionar la palabra administración en el contexto español parece un eufemismo, ya que aquí los administradores, se sienten dueños del poder que administran solo temporalmente).

Lo que quiere PODEMOS es una revolución social absoluta, y quiere hacer esta sin sangre, no sugiere que a algunos no valla a dolerles, pero no debe haber sangre y hay que tener en cuenta que históricamente, es muy difícil hacer un cambio de calado que revolucione una sociedad, y que no exista sangre en ello. Por otro lado para que puedan triunfar en su propuesta, tendrían que dar un salto a las sociedades europeas, donde muchas están igualmente descontentas de sus situaciones, especialmente los países más débiles y sacrificados, ellos también están hartos desengañados de sus clases políticas, y de la forma en que son administrados. Si la propuesta de PODEMOS encuentra un eco profundo en Europa, esa revolución puede llegar a instalarse para quedarse o puede llegar a ser ahogada en su propia sangre, desde luego si España es el único país que se arraiga en el cambio, terminarán ahogándola, no dejándola gobernar, crearán una resistencia de derechas dispuesta a aniquilar como sea cualquier idea revolucionaria sin reparar en ningún escrúpulo, como siempre han demostrado.

Sueño como humanista que un movimiento como este se corra por todo el mundo, al punto que requiera un cambio absoluto en las sociedades de todo el orbe. Que obligue al hombre a establecer una nueva escala de valores en donde estos sean colocados por orden de rigurosa trascendencia, es decir:

1º El planeta Tierra que es el hábitat de la especie, donde esta ha sido posible, por tanto mantener un planeta sano, es fundamental para el desarrollo de la vida de los que estamos aquí, pero sobre todo tenemos la obligación de mejorarlo pensando en las generaciones que vienen, acabar con la habitabilidad del mundo, es acabar con la vida de nuestra especie, algo incompatible con la tendencia que llevamos y la situación en que nos encontramos.

2º La especie Humana que se verá arrastrada en esa aniquilación o inviabilidad de la vida en el planeta.

3º El bien estar del individuo que compone la especie, creando las condiciones adecuadas para que una especie basada en la evolución pueda progresar, no hay que olvidar que todos formamos parte de una cadena genética.

4º Después vendrán otras cosas de menor importancia pero necesarias para que se den las condiciones imprescindibles para el desarrollo de esas individualidades, y que cada una esté en condiciones de hacer su personal contribución al progreso general.

La única manera de resolver esta situación y encarar el cambio radical que necesita la humanidad, está en llevar adelante una gran revolución, la cual no será posible hasta no sustituir las energías fósiles por energías limpias, eso solo puede conseguirse mediante la investigación, la producción y aprovechamiento de nuevas energías respetuosas con el hombre y la vida en el planeta.

Este cambio energético sí dará la vuelta a la tortilla del poder, y esa casta Anglo-Americana que domina la economía del mundo y que basa la mayor parte de su poder en el petróleo, sufrirá una pérdida total al sustituirse o anular la explotación de este producto como base de energía. Si esto se hiciera posible, sí podría pensarse en un cambio absoluto del sistema que ha de regir el mundo en lo sucesivo, si no, seguiremos agarrados a la destrucción del planeta y de la vida, como un náufrago se agarra a una tabla hasta alcanzar la inanición, en su lucha por la supervivencia en este proceloso mar de la vida.

Al igual que me resulta bochornoso ver en cómo han convertido en recaudadores de dinero por la vía de la multa para quitarle al pobre y sufrido ciudadano, a la institución que con tanto orgullo creó el de Ahumada y a quien los españoles teníamos en un lugar especial, por la austera tutela que siempre hicieron de nuestra seguridad.

Ante la interminable lista de justas reivindicaciones sociales surge como un grito, una llamada a la coherencia social, y aparece como algo ilusionante hacia el cambio PODEMOS, que ilusiona a una parte muy importante de la sociedad, la más numerosa, la de los desfavorecidos, los que viven en precario, los que ya no saben quehacer para alimentar a sus hijos, no perder sus casas en favor de bancos, que curiosamente han sido rescatados con el dinero del que ahora ellos carecen.

La calamitosa situación a que ha llevado la clase política al país, es sin duda desesperante para esa mayoría que ha visto en PODEMOS, esa coherencia social que el capitalismo liberal ignora por propia conveniencia.

El problema de PODEMOS es que, es simplemente imposible luchar contra el sistema desde fuera de él, la pelea tiene que tener lugar desde dentro del propio sistema, por tanto han tenido que constituirse en una fuerza política y para ello han tenido que confeccionar un programa.

Naturalmente es muy difícil hacer un programa detallado, cuando no se sabe cómo van a ir las cosas, es sencillamente imposible, por tanto el programa es en realidad una declaración de principios, aderezado con una serie de ideas que será necesario llevar adelante. Naturalmente las soluciones son discutibles e incluso erradas en muchos casos, vistas las cosas desde el orden imperante en este momento y la mentalidad que prima en la actual clase política.

PODEMOS ya es un partido, irá a las próximas elecciones y les deseo mucha suerte, porque el cambio es algo imprescindible ya que el actual, está ampliamente demostrado que es inviable a corto, medio y largo plazo, por eso ese suicidio cultural y tecnológico perdiendo en otros mercados a nuestros mejor y más valiosos jóvenes (política que será la ruina para varias generaciones). La única manera de recuperarlos es poder ofrecerles una vida digna en su país y condiciones para investigar, en los diferentes campos de sus especialidades. Hay que recuperar para sobrevivir el Made in Spain como un bien añadido a nuestras producciones industriales o vivir exclusivamente del turismo y poco más, porque señores España es y ha sido siempre muy pobre en recursos.

Sobre educación lo tienen claro copiar el modelo Finlandés que es sin duda el mejor del mundo.

Nuestros políticos no son realmente La Casta sino la Caspa. La verdadera Casta es la élite Anglo-Americana, compuesta por un pequeño número de familias como los Rothchild, Rockefeller, Morgan, Harrington, Hammer, Walker, Busch etc. Estos si son los amos del mundo y principales precursores del sistema, dudo que nadie de PODEMOS llegue a hablar siquiera con uno de los barones de esta élite mundial, a lo sumo conseguirán reunirse con mandaderos, que nunca tendrán la capacidad de tomar por si mismos la más mínima decisión o compromiso.

Yo como humanista no puedo evitar mirar con mucha simpatía este valiente y nuevo movimiento, porque surge de las entrañas frustradas de una sociedad que no puede aguantar más sinvergüenzas, pésimos administradores de lo ajeno e impunes en lo personal, para evadir sin ningún problema cualquier merma en los bienes ilícitos conseguidos.

Ojala consigan hacer que en España se respete las individualidades, que cada hombre sea un objeto sagrado para las instituciones del estado y que se le tengan en cuenta antes de tomar decisiones que pueden afectarles dramáticamente.

Yo no creo en el sistema al igual que PODEMOS, no obstante y por eso mismo no puedo votar, el voto si se da, hay que hacerlo en una forma responsable, en mi caso sin creer en el sistema, votar sería un acto de irresponsabilidad que no me puedo permitir.

Mucha suerte PODEMOS.

Ramón Aymerich presenta

El heredero

 

Una novela única e irrepetible, escrita con genialidad, que agitará nuestras conciencias. Una obra de crecimiento, aventuras y grandes reflexiones que gustará a todos los públicos.

 

 

 El Heredero es el segundo y último libro de esta saga familiar que comenzó con La Fundación Lowell. Da comienzo en el año 2001, con un joven Larry de dieciséis años. La globalización es ya un hecho que se vive entonces como inevitable, naturalmente Galo se había ido adaptando a ella con su visión clara y premonitoria.

Esta saga es en su totalidad una historia de superación constante en cuyo transcurso se producen todas las situaciones humanas, tratadas con verdadero respeto, y resulta una lectura entretenida, de esas que al lector le da pena terminar. El autor, Ramón Aymerich, resuelve con naturalidad y maestría el hecho de que existan varios narradores, puesto que él prefiere que cada personaje tenga la posibilidad de narrar como nadie lo que atañe a su propia experiencia, consiguiendo una narrativa fuerte en primera persona, enriqueciendo el relato con la aportación de la experiencia personal de los personajes, pero guiando al lector por un camino bien trazado en donde no cabe lugar para las  confusiones.

Ramón Aymerich es de esos genios de las palabras que consiguen crear novelas únicas e irrepetibles, como ya lo fue La Fundación Lowell, el primer libro de esta saga. Y lo logra por su lenguaje sencillo;  por su prosa limpia y reluciente; por su habilidad para redondear a los personajes a través de descripciones magistrales, y por el empleo del narrador múltiple que nos permite conocer mucho mejor la verdad que reside en cada historia.

Una novela de crecimiento, de aventuras, de grandes reflexiones sobre la humanidad y el planeta en el que vivimos que está recomendada para todo tipo de público. Un libro tras cuya lectura seremos diferentes, pues su autor sabe azotar nuestras conciencias con la fuerza justa y la intensidad necesaria para no dejar a nadie indiferente.

 

Compra

El libro puede adquirirse en el siguiente enlace:

http://www.bubok.es/libros/233304/El_heredero

 

Contacto

E-mail: PENDIENTE

 

 

Ficha editorial

 

Título: El heredero

Autor: Ramón Aymerich

Editorial: Bubok

Género: Novela

Año: 2014

ISBN: (PDF) 978-84-686-5223-8 / (Papel) 978-84-686-5222-1 / EPUB 978-84-686-5224-5

Formato: Formato: 150×210 (rústica) – PDF – EPUB

Páginas: 824

Precio: 39,67 € (Papel) – 12,99 € (PDF) – 12,99 (EPUB)

 

VALORACIÓN LITERARIA LA FUNDACIÓN LOWELL

www. Bubok editorial.es

La Fundación Lowell es una novela de novelas en la cual se mezclan diversos

estilos bien aprendidos, y bien leídos, por el autor de la misma. Aunque

principalmente el estilo preponderante es el realista, ya que es indudable que se nos

narra una historia verosímil, perfectamente documentada y heredera de un fugaz paso

por el mundo y los acontecimientos que en ella se suceden en la segunda mitad del

siglo XX (donde se trata con especial atención la historia reciente de España), se dejan

ver pinceladas preciosistas del llamado realismo mágico acuñado por los autores

latinoamericanos del pasado siglo, el cual impregna con su barroquismo inherente la

narración, ya sea dotándole de teatralidad, cierto ilusionismo, o misticismo.

Todo esto se sustenta gracias al buen hacer descriptivo del autor, Ramón Aymerich,

quien tiene, sin lugar a dudas, una especial sensibilidad para ver detrás de los objetos,

de los muros de las ciudades, del angustioso follaje de las selvas e incluso de los ojos y

los gestos de las gentes. Podría decirse que el gran sostén de La Fundación Lowell es la

capacidad descriptiva de Aymerich, quien no solo domina la descripción de personajes

y lugares, sino que es capaz de desarrollar desde el inicial esbozo de unos trazos

aparentemente mal dispuestos una descripción global dotada de una maestría tan

dominada y tan pocas veces vista con anterioridad.

El otro pilar de la narración lo podemos encontrar en el narrador múltiple. No

obstante, existe un narrador principal personificado en Galo Ferrer, pues es su historia

el engranaje principal por el cual transcurren las narraciones de los demás, las cuales

completan y complementan la narración de Galo. Los narradores secundarios, Larry,

Antonio, y finalmente Gloria Soares y Antonio González Indio, otorgan a la novela

diferentes puntos de vista, la enriquecen en aspectos en los que la personalidad de

Galo no podría hacer partícipe al lector de la totalidad y complejidad del trasfondo

social y cultural en que se enmarca La Fundación Lowell. No debemos olvidar la

importancia de los múltiples flashbacks, generalmente ilustrativos, sin los que la

narración quedaría coja, incompleta.

Esta multiplicidad narrativa, personificada principalmente en Galo y Larry, reporta

también a la lectura diferente ópticas. En primer lugar, es imprescindible hablar de La

Fundación Lowell como novela de crecimiento, pues es indudable que las

personalidades de Galo, Larry e, incluso, Antonio, cambian paulatinamente con el

transcurso de la vida en distintos aprendizajes. Galo, como paradigma del hombre del

siglo XX que sabe y puede aprovechar las oportunidades que se le presentan, crece en

un sentido material; sin embargo Larry, dueño de una infancia de grandes pérdidas y

turbulencias, busca su personalidad en la mística, en lo espiritual, lo cual sirve como

germen para que el influenciable primo Galo se cuestione siempre su modo de vida. A

mi parecer, se señala de esta manera la intención primigenia del acto narrativo:

denunciar el abandono de los desfavorecidos.

Además, es indispensable señalar que La Fundación Lowell es una novela de aventuras,

del mismo modo que el lector puede leer la novela en clave de novela de personajes o

de novela de escenarios. La Fundación Lowell, como fundación, no deja de ser la

metáfora de un mundo injusto y cruel, en el que la maldad está siempre al acecho.

El mundo, la humanidad, es tratada como un gran escenario del que todos los actores

de la novela participan. El mundo, el planeta Tierra, es un escenario. Pero es un

escenario que modifica las personalidades de los personajes. Es un actor principal en la

trama. La evolución madurativa de los personajes principales depende intrínsecamente

de su paso por los lugares de este maravilloso mundo. Un mundo en el que un gran

crisol de personajes de diferentes generaciones vive, convive, lucha, trabaja y medita.

Por todo lo esgrimido brevemente con anterioridad, La Fundación Lowell es una novela

que agitará la cabeza del lector, removerá su conciencia, y le dará un puñado de buenas

ideas. La Fundación Lowell es una novela sin edad con la que cualquier lector se sentirá

cómodo al leerla. Una novela rica en imágenes y mundos. Una novela real, de la vida

con su crueldad y su crudeza, pero también con esperanza. Una novela poseedora de

gran fuerza narrativa, que engancha y no deja indiferente al lector. Una novela total,

con clara intención de abarcar todo lo que acontece, incluso a espaldas de sus actores

principales. Por ello, su lectura es altamente recomendable para el gran público, pues

implica sentimental y socialmente, moviendo en el lector pasiones y sentimientos

encontrados, a la par que cumple con solvencia el propósito de entretener. Una

narración fresca, ágil, directa, y muy trabajada, en la cual nada queda en el aire gracias

al buen hacer de su autor, quien posee las manos del escultor y la mente del poeta para

tejer con delicadeza costurera La Fundación Lowell.

A SYNOPSIS OF THE FERRER SAGA

 

THE LOWELL FOUNDATION is the first part in a family saga consisting of two books. The story begins in 1942, the year in which the two key protagonists, who are cousins, are born. Galo is born in Madrid while Larry is born in the USA . At the age of seven they first meet and at this point their story together begins, and ends in the year 2001, with the death of Larry.

Galo Ferrer’s father dies suddenly when he is seventeen years old, and he has to take over the running of a factory that produces elevators, as this is the only source of income for the family, which also consists of his mother María and his sister, also called María. He asks his cousin Larry and his friend Antonio Cárdenas to help him manage the business. The three of them create a major expansion of the factory in only a few years and at a boom time, which enables Galo to sell it to a multinational firm in return for an enormous amount of money for this period and considering the young age of the three men. It is a story of loyalty, love and unbreakable friendship between the three young men that endures throughout their lifetimes, and which strengthens their resolve to overcome the hardships that life has thrown at them in their impressionable years.

The three friends get to know Rosario Cifuentes, the daughter of a Peruvian diplomat who was to become the ambassador in Madrid and became friends with Galo’s parents. They are  invited to visit her house in Lima, where they spend a few days. Rosario mentions a project to them connected with refuge centers and a college, which is designed to counteract the abuse which is inflicted on women in that country due to the levels of machismo which exist there. They do not only take in battered women but they also provide them with professional training and educate their children. Galo starts a scheme for creating a center in Lima. The unstinting  generosity and the respect given to humanitarian themes is shown by way of an example to  the readers..

A few years later, Larry’s parents die suddenly in a car accident. Larry inherits one of the largest fortunes in the USA, that includes the Lowell shipping line, the biggest north American firm in shipping and commerce, plus a substantial fortune in money and other assets in the  form of shares and real estate. The grief from the loss of two wonderful parents is handled with great tact in the narrative and shows how the need to sublimate the grief takes a surprising twist.

Galo is a true prodigy, with a crystal clear mid-term and long-term business vision. He is also  a man equipped with a humanistic view of the world and of life, like that of his cousin. Larry loses interest in corporate management and his own vast wealth and puts it in Galo’s hands. Larry is more inclined towards developing his inner self, with a view to raising his consciousness and becoming part of the collective whole to which he had belonged before he became trapped by the weight of physical matter. Galo is a Taoist and he is convinced that he must reach the same point of self-realization as his cousin, but by creating the potential for a better life by improving the condition of other humans, and giving them the chance to make a better or more habitable world for future generations. As a result, this first book is also the story of a search and a process of spiritual growth.

With Larry’s fortune, and following the advice of their lawyers and financial consultants, Galo sets out to create the Lowell Foundation and the Center for Inquiry and  New Technologies (CINT). This Foundation gives out grants for specialized MBA’s, which are an instrument that enables them to recruit the most capable men in the world in the domain of new technologies and research and to add research projects to the CINT. In that sense, this book is focused on ideas in research and on the development of clean energy, while also occasionally showing the dark side of financial power and the struggle for power.
The enormous accumulated power in the hands of these young people leads them to have enemies who strive to undermine the influence of the organization, and focus their attacks on Galo as its chief. Galo creates  Grupo Industrial Ferrer (GIF) in the USA, which is a vehicle for industrial applications that are developed by the Centre for Inquiry and New Technologies, and this provides jobs and development for researchers around the world, creating a lot of new and much-needed products and results in the creation of over four hundred production centers in the USA, the most powerful in the entire country. The structure, set up by Galo, is perfectly interleaved with the existence of the foundation, which, through its grants and awards, incentivizes those with the best talents. The CINT provides the means for research and training, while the GIF in the industrial sector is the perfect vehicle for the mass-development of these discoveries.
Needless to say, in the course of exercising this power, various conflicts arise with powerful lobbies that are established inside and outside the country, so there are constant attacks on its financial interests group. Galo knows how to counteract these, and he forms a three year JV with his old classmate, Prince Ahmed Al Mahari, setting up a business consortium based on mutual trust with this powerful Saudi prince. It shows us how the major oil lobbies operate and how they wield powerful bargaining chips.
Corrupt American secret service groups are also attracted to this privileged clique which has been created by the two cousins, and these groups are in cahoots with certain well-known drug barons and criminals engaged in people-trafficking against whom Galo wages a truly relentless war. This results in him being the target of three attempts on his life. In one of these, he is fortunate to escape with only wounds. This forces Galo and the others to surround themselves with rigid protection measures, security personnel and processes laid down by the top experts in these fields. In this sense, it is a book in which the betrayal of Galo and the attacks against him give the story a solid action content and underline the need for top-level security forces and protection measures.
There are also love stories in the novel. The luxury that surrounds the lives of these young people, who are forced to use their own jets for traveling and armored cars to protect them from attacks, is a type of barrier that applies only to the truly powerful in society. It is also a story of personal growth and the pursuit of enlightenment. This is the motivation behind Larry’s decision to take the path of the Buddha in India, an adventure which echoes the story of many young people who have set off on the same trail after reading the book “Siddhartha”. Larry almost dies of amoebic dysentery and cholera on this journey. In the book the harsh adventure of this young man on his journey into personal enlightenment or search for nirvana features centrally. In the novel we find that certain unique characters appear that are essential to the nature of the story. Any one of them might well be colorful enough to merit having a novel exclusively dedicated to them alone. It also features a variety of useful practical ideas, as well as some which might be especially apt in the light of the world crisis that is currently confronting us.

 

 

 

 

Larry has a full life, devoted to inner searching, and at the end he finds the reward for it in death and the transition back into the form of energy that represents everything he craves for, leaving behind his wife and two sons, Larry aged sixteen and Maggie aged fifteen.
Galo is the pillar around which the whole family pivots. He has remained unmarried and his life is an example of absolute focus on delivering his many responsibilities, increasing his wealth to tremendously high levels and being a representative of one of the strongest economies in the world without ever losing sight of the end-purpose, which is based on service to mankind and the welfare of humanity as a species. After the death of his cousin he makes a bond with Gloria, the widow of Larry, which clearly saves his own life at least once and possibly helps to save him on two other occasions, after she becomes the head of his personal security service. Gloria is the last defense that any aggressor will have to penetrate to take Galo’s life, in spite of this woman’s young age. At the time Larry senior dies the amount of his heir’s fortune is valued at around  two hundred billion U.S. dollars, so Galo’s role requires special handling and this is agreed between Galo and Larry’s mother. It is also a book where we find love that is sublimated by means of tantra, in which the reader is made to experience feelings that are described with great sensitivity and richness, revealing the purity that is implicit in strong loving ties.

In this book, the characters are constantly moving around the world. It is worth mentioning the significance of Anjuna Beach, in Goa, India, which, in its best years, was a place where many artists and creative people found revealing perspectives on life, and it brought together the cream of the international creative clique. It strives to evoke the beauty of living in Kashmir which has been impossible to visit in recent years, given the situation and the restrictions imposed by the governments of Pakistan and India. The novel is set amidst a tapestry of countless countries and landscapes that are meant to reflect the spirit and the diversity of life worldwide in the throes of globalization. The setting in which these characters live is a global one and they move around it as if it were featuring in an entertaining travel magazine. One can note that their mental attitude is one of passive but effective resistance to the system. The effects of this approach are shown in the various world-wide settings.

THE INHERITOR is the second and final book in this family saga. It starts in 2001, with the young Larry Junior aged sixteen. Globalization is an inevitable fact of life. Galo has already adapted to it with his clear and prescient vision.
All of Larry senior’s immediate family, namely Gloria, and  her children, Maggie and Larry go on a journey that Galo has drawn up, that is not only to perfect their spoken English, Spanish and Brazilian Portuguese, but also to add fluency in French, German and Italian. Larry  invites Julio , the grandson of André Guillon, who appears in the first book as a deeply trusted friend of Galo’s who is responsible for intelligence-gathering and strategies of attack and defense.
Galo is aware that his nephew Larry should be surrounding himself with a trusted and loyal team. Julio will become the most trusted employee of Galo’s during his lifetime, act as the European president of the GIF, ending up with a portfolio of 1,600 firms that export 60% of their output and employ more than a hundred thousand people. He also head up CINT and the Foundation in Europe, and is instrumental in financing various universities and science centers.

 

 

 

 

 

As the linguistic tour designed by Galo draws to a close, he focuses on Larry junior’s training for the responsibilities that await him as he, Galo, plans to retire from the first line of business, leaving Larry as his corporate heir and also heir to his fortune, which has now risen to a huge value. There are signs that it might now be prudent to move out of shipping for reasons that are explained in the book and Lowell Shipping is sold for an enormous amount that provides both GIF, CINT and the Foundation with a huge potential for self-financing , at a time when the world faces great scarcity and a lack of projects which offer guarantees of continuity, from first inception to yielding of profits. For this reason the book is, on the one hand,  like a self-improvement book that can give many ideas to entrepreneurs who currently need to be nurturing global society whilst they spend a substantial part of their profits on implementing humanitarian projects in countries that are most needy.
At times it seems that one is reading a travel book because of the sheer number of countries that have to be visited to procure everything that is needed such an extensive industrial network, but the effect is achieved by mixing together love stories, incidences of casual sex with women from different cultures and customs, the elite backdrop and various among the most beautiful women in society, who gather around themselves all the glamour that a couple can have in their lifestyles when they are surrounded by high luxury. It highlights the extraordinary career of Julio as a sculptor that places him in the top ten in the art market. Larry Junior gives up the violin after years of attempts to play it  He is disappointed that he cannot reach a certain level, but realizes that his left ear is not good enough. However, his sister Maggie reaches a level of virtuosity in playing the flute that she succeeds in bringing enchantment to friends and strangers alike.
Larry Junior’s cousin, José González, appears as an important character in the book, with the two being of the same age and with him also being the pilot of Galo’s plane. He is the most handsome among the group of young men. He knows how to make use of his looks  beauty and takes advantage, which makes him a very sexually active young man. In that sense he is the true guru to the others. Also Paco de la Rosa becomes a friend at first and then a boyfriend and husband of Maggie Ferrer. Paco is a young entrepreneur who manufactures amusement rides and operates the  attractions at major theme parks around the world, where he has long-term contracts. When Paco sells his business to the mafia family of Vitale Catania, headed up by an old class-mate of Larry senior’s Galo’s and Ahmed’s at their college in Switzerland, he joins in the business of his brother-in-law Larry and teams up with José González. They are responsible for developing the GIF, the CINT and the Foundation throughout Central and South America. Paco and Maggie go and live with Gloria at the orange plantation ranch in California.
Larry and Ahmed Al Mahari junior strike up an excellent relationship and a major consortium and business venture in hospitality and hotel promotions, at first expanding in the Arab countries of the Persian Gulf and UAE and then branching out across the rest of the world in the hospitality sector.

Love, danger, and tough negotiations with governments and cartels often carry with them the risk that these men cannot elude the security measures that lead them into a lifestyle that ends up alienating someone somewhere in the midst their life of luxury. And so, Larry Junior’s dream for his sabbatical year would have been the perfect plan of wandering around the world like any a normal student who travels economy class and shares an apartment with other

 

 

 

 

 

 

students. His mother taught her children some vital self-defense techniques, revealing  her own mastery of these skills which she honed during her hard induction from the age of eleven to fifteen years in the Colombian jungle, surviving and fleeing not only from guerrilla groups, but also from the Colombian army.
Larry Junior finds love with Soraya, the young daughter of a confidant of the Shah of Persia, who had to leave the country with his pregnant wife. Soraya was born in London. Larry met her when she was an air stewardess for the Al Mahari’s and they fell madly in love with an explosive affair. After she became pregnant, they got married, and went to live at the ranch in Tucson, a property purchased by his father and refurbished by his mother. They had to build a runway of sufficient length to allow a Boeing to land on it, which his cousin José advised him to get, and this airplane has every amenity of domestic life with a crew of three plus three air hostesses.
The book comes to an end with Galo’s retirement when he lives at the orange plantation ranch with Gloria and family. They all make friends over various Christmases with the Cárdenas family (whose sons Antonio and Paula run various architectural firms in Boston, Doha and Madrid) or at Gloria ‘s house or at the house of Madrid, where they own a building in which all members of this small clan of families have apartments.
Then there is Jesús, the friend of Julio who Galo saw as having some innate ability in business conditions, who takes over as chair of the GIF. And so, the friends gather for three or four days each month when they are summoned by Jesús as board members. One focal point that brings them all together with their children for a few months of the year is the home in Marbella. This is the meeting place where, every year, all the friends and partners are brought together.
Maggie is the president of the Foundation. Bimba, the beautiful wife of José, is the president of the CINT. Along with her ​​sister Cecilia, she develops one new line which not only puts the CINT at the forefront of research, generating huge profits for third parties who take out patents by paying annual royalties, but also in the creative field as a complement to the activities of the CINT by holding art exhibitions, informative lectures and establishing  an important collection of paintings and sculptures which is only surpassed by the collection at the Museum of Modern Art in New York.
In this book you can travel the landscapes of Africa, Asia, South America, Europe or North America. Who could doubt that this was the legacy of the project initiated by Galo with his tremendous vision and then maintained and expanded by Larry Junior, following the blueprint that Galo at the time it was set up? The stellar level of their businesses leads them to implement serious sea-changes, which are discussed at high level with heads of government and with senior political leaders, both those in the USA and those who represent the European Union or its constituent countries, not to mention those in Africa, Asia and South America. The tentacles of power of these young men reach out around the entire world.
In essence, this saga is a story of constant betterment and progress in the course of which a variety of human situations arise, all handled with a sense of due respect. It makes for entertaining reading so that the reader is left feeling sad when the story ends. The author, Ramón Aymerich, with his authorial experience, is able to meld the voices of multiple narrators. He chooses to leave each character to tell their own story, thus building a strong first-person

 

 

 

 

narrative and enriching the story with input from the personal experiences of the characters, but leading the reader along a well demarcated path with no sense of confusion.