Biografía

Ramón Aymerich                                                            Datos biográficos

ANTECEDENTES HISTÓRICOS

Nace en Madrid el 21 de Mayo de 1942, en el seno de una familia burguesmente acomodada.

Con diez y seis años abandona la casa paterna, en la que era el segundo de doce hermanos.

Durante sus primeros años de vida en solitario, desde 1958 hasta 1962, realizó muy diferentes trabajos destinados fundamentalmente a obtener el dinero necesario para mantenerse, mientras terminaba tres cursos en la Escuela de Decoración Fomento de las Artes Españolas.

Entre 1958 y 1974 año en que realiza su primera exposición profesional como escultor, trabajó en el cine como ayudante de decoración, después como decorador y guionista.

Diseño y realizó los  decorados de programas musicales para canales de televisión de habla hispana en toda América. En aquella época realizó decorados para muchos balletes.

Terminadas las producciones de musicales, se incorporó al mundo del comercio exterior como free lance trabajando con compañías japonesas y posteriormente de otros países, hasta que se centró en el trabajo financiero y en la venta de Plantas Industriales “llave en mano” especialmente en Sudamérica y Oriente Medio.

Los negocios por entonces, le llevaron a viajar constantemente por Europa, EEUU, Sudamérica y los países Árabes.

Ramón Aymerich, es un humanista interesado fundamentalmente en la psicología, la física y la filosofía, conocimientos ambos en los que no dejó nunca de profundizar.

Se encontró con Lao Tsé por primera vez, antes de haber cumplido los veinte años, le llamó mucho la atención el Tao. Enseguida tomó conciencia de hallarse con algo verdaderamente importante. Un día, un amigo, le regalo un librito muy bien editado el Tao the Kin. De la meditación resultante de su lectura, encontró un especial bien estar, adoptando esta filosofía a su forma de estar en el mundo y en la vida.

En el mes de Agosto de 1973, no se encontraba íntimamente satisfecho con su actividad financiera por considerar que no obtenía de ella el enriquecimiento interior que siempre buscaba, por muy rentable que esta fuera. Había cumplido los 31 años, en la medida en que progresaba en el mundo de los negocios sentía que las ataduras se apretaban cada vez más en torno suyo comprometiéndole mas y mas con socios, empresas y personas.

Le atraía desde siempre dedicarse por entero al arte. Sabía por todos los trabajos realizados hasta ese momento, que eran aquellos que transcurrían por los ámbitos de la creatividad, los que más satisfacción le habían aportado.

Durante un tiempo acarició la idea, era como si tomara impulso para dar un gran salto hacia el desconocido futuro. No decidió de inmediato a que disciplina artística dedicarse. La pintura le gustaba y manejaba  suficiente técnica como para empezar cosas. Escribir nunca había dejado de hacerlo, bien bajo el formato de guión de cine, ensayo filosófico o artículos sobre economía Latinoamericana en revistas y boletines especializados en economía y comercio exterior, pero lo cierto es, que la escultura moderna le entusiasmaba. La escultura pedía paso desde dentro sin concretar nada.

 Cuando llegaba a cualquier ciudad, se iba a visitar el Museo de Arte Contemporáneo y se quedaba horas viendo las esculturas, sintiendo un gran placer con su contemplación.

En ese momento, Henrry Moore era un ídolo para él, aunque también le gustaba Jean Arp, Brancussi, Calder,  Gargallo y otros muchos. Durante horas se quedaba fascinado contemplando sus obras y de alguna forma el sabía que ahí se encontraba la actividad que estaba buscando si bien ni tenía ni idea de cómo él podría hacer  algo en esa dirección como no fuera el simple disfrute de la contemplación.

RAMON AYMERICH

Los comienzos en la escultura.

Agosto-1973

Una mañana, durante las vacaciones del mes de agosto, a bordo de un velero, con el sol del amanecer a sus espaldas viendo iluminarse ante él el mar Mediterráneo, decidió hacerse escultor. Fue como una revelación que se presentó con una fuerza inusitada.

Todas las dudas quedaron instantáneamente disipadas y aquel amanecer, daba comienzo no solo a un día, si no a una nueva vida para Ramón Aymerich. En adelante sería escultor.

El tres de septiembre llegó a Madrid dispuesto a iniciar esa nueva vida como escultor, sin embargo, aunque había tomado la decisión, no tenía ni idea de cómo se hacía una escultura. Preguntando llegó a la fundición de bronces artísticos Codina Hermanos, a la sazón la más antigua y reputada fundición de bronces artísticos de Madrid. Le mostraron el proceso de fundición y le dieron la dirección de una tienda de herramientas, donde se proveyó de todo lo necesario.

El día que puso sus manos sobre la arcilla y la piedra, encontró un nexo, un camino, el vehiculo ideal para poder trasmitir al exterior, una parte de su espíritu creativo.

En un cuarto trastero de su casa de tres por tres metros, se desató su inusitada creatividad y empezó a modelar sin tardanza su primera escultura “León bicéfalo” que en la actualidad forma parte de la colección del Club Financiero Génova de Madrid.

Realizó en este trastero las 28 primeras esculturas que compondrían su primera exposición cinco meses más tarde.

PRIMERA EXPOSICIÓN PROFESIONAL

14-Febrero-1974.

Cinco meses más tarde, inauguró su primera exposición en la  galería Elia de Madrid. La exposición se componía de 28 esculturas en tamaños comprendidos entre 1,80 m y 0,30 m. Permaneció abierta al público, durante toda la temporada hasta el 30 de mayo 1974. No pasó desapercibida esta exposición para la crítica, ni los coleccionistas. Tuvo tal éxito comercial, que aunque la exposición estaba programada para un mes, el propietario de la galería, propuso que permaneciera la exposición hasta el final de la temporada el mes de Mayo.

Comenzó la temporada de arte 1974-195 con una exposición individual que comenzó el mes de Octubre y permaneció hasta el final de la temporada en el mes de Mayo en el Club Financiero Génova de Madrid. Participó esa misma temporada en una exposición con otros escultores en la Galería Atalaya de Gijón. Una vez acabada esta, los propietarios de la sala, le ofrecieron una exposición individual para el para el próximo 1975 que él aceptó y celebró. Con gran éxito de ventas y crítica siendo Nicanor Piñole que al la sazón decano de los pintores españoles que acudió en representación de todos ellos al entierro de Picasso uno de sus clientes adquiriendo una maternidad, dos años mas tarde la edad acabo con dilatada existencia.

En la fundición Codina Hermanos coincidían algunos de los más importantes escultores españoles del momento como: Pablo Serrano, Lorenzo Frechilla, Pepe Antonio Márquez, José Luís Sánchez, Pepe Torres Guardia y Jean Chenaf escultor francés “protegido” de Salvador Dalí y seguía una línea surrealista dentro de la escultura, Linsay Dean, Australiano residente en los EEUU, autor de importantes obras monumentales como El Caminante (Escultura Conmemorativa de la Independencia de los EEUU situada en la Plaza de la Independencia de Philadelphia),  José Buscaglia magnifico y reconocido escultor de Puerto Rico, autor de múltiples monumentos, que nombró a Aymerich Delegado en España, del Comité Promotor de la Plaza de la Herencia en San Juan de Puerto Rico, dicho Comité estaba formado por el mismo José Buscaglia creador de los grupos escultóricos, Pau Casals que aportaba la creación musical, el actor José Ferrer que ponía la voz y el extraordinario arquitecto e ingeniero español Carles Buïgas que diseñaba las fuentes con todo su juego de agua y luces. El proyecto era sin duda, uno de los más importantes espectáculos artísticos de luz y sonido del mundo, en ese momento.

El ambiente en la fundición Codina Hermanos en aquel tiempo, aglutinaba mucha creatividad, por el talento de los autores que allí desarrollaban su obra en bronce. De ese tiempo surgió la idea de hacer una colección de esculturas múltiples, para ello Aymerich se asoció con su amigo y conocido financiero José Miguel Garrigues Walker. La colección, compuesta por una escultura de cada autor, y doce escultores de ese selecto grupo, se presentó en Madrid 1976 en el Club Financiero Génova bajo el titulo de Colección Múltiple 2.000.

TRAYECTÓRIA PROFESIONAL

La carrera de Ramón Aymerich se desarrolla fundamentalmente dentro del mundo del “Coleccionista de Arte” por lo tanto 98% de sus esculturas son “Piezas Únicas”. Solamente en el caso de ser una escultura simbólica para un colectivo social, una ciudad, una institución pública o privada, ha hecho el artista una edición múltiple, como por ejemplo la escultura simbólica de la Bienal Internacional de Arte de Marbella o el TP de Oro de televisión en España.

Las exposiciones a que nos tiene acostumbrados Aymerich, suelen ser exposiciones culturales de larga duración:

- Galería Elia, cuatro meses.

- Hanstnigs gallery del Spanish Institute de New York, cuatro meses.

- Club financiero Génova de Madrid, dos temporadas completas, veinte meses.

- Marbella Forum, cuatro meses. Organizada por el Ayuntamiento de Marbella.

- Jardines del Don Carlos en Marbella, que tuvo una duración de seis meses. Organizada por el prestigioso Galerísta Belga, Fabien Fryns, actualmente propietario de la galería F2 Gallery en Beijin y San FranciscoEEUU.

- El Exmo. Ayuntamiento de Madrid, organizó una gran exposición individual de Aymerich el mes de Enero de 1996, para albergarla dispuso del excelente espacio de la Casa de Vacas de los jardines del Retiro Madrileño, donde se colgaron 33 cuadros, algunos de ellos en formatos muy grandes y veinticinco esculturas entre 2,50m y 1,00 m. Fue visitada por infinidad de público y alumnos de los colegios de Madrid.

- En Noviembre 2008 acepta la oferta de la Comunidad de Madrid e inaugura una exposición individual de pinturas y esculturas en grandes formatos, en el Centro Puerta de Toledo de Madrid, que permanecerá siete meses abierta al público hasta Mayo de 2009.

- En Abril de 2010 acepta la invitación del gobierno Chino para exponer en Stonetech Shanghai.

- En 2011 es invitado a exponer en el Centro cultural de Navacerrada.

 Ese mismo año recibe el premio del concurso público para hacer un monumento en la ciudad de Shijiazhuang. China.

- En 2012 realiza por invitación del Exmo Ayuntamiento de Los Molinos –Madrid- la exposición inaugural de la casa museo de Julio Escobar.

- Ese mismo año decidido a trasladarse a Marbella realiza por invitación del Exmo. Ayuntamiento de Marbella la exposición “Grandes Formatos de Aymerich” en el Palacio de congresos y exposiciones de la ciudad. Actualmente en la Sammer Gallery, pueden verse bronces en formatos medios y grandes de este artista y hasta finales del mes de Mayo permanecerán sus esculturas en piedra en el Palacio de Congresos y Exposiciones de Marbella.

OBRA ESCULTÓRICA

Las obras de Aymerich, son un ejemplo de escultura creativa. El autor no proyecta su trabajo, deja que fluya, él no busca, halla.

No se siente comprometido con líneas o tendencias, entiende que son imposiciones inaceptables para el fluido creativo, base fundamental de sus obras.

Aymerich no es un producto comercial. El es un objeto de colección. Por tanto, procura mantenerse puro en su forma de enfocar la creatividad, sabe que él, es un instrumento de la creatividad, aleja de si cualquier idea de protagonismo y sus obras no tienen ninguna pretensión personal, por lo tanto se siente particularmente dichoso de su complicidad con ella al sorprenderse a si mismo con los resultados obtenidos en el día a día y por tanto con el resultado final.

Sobre el beneficio del arte, Aymerich entiende que para el artista, el beneficio está en la concepción de la obra, para los demás, en su contemplación. Son dos placeres parecidos, pero con grandes diferencias de perspectiva.

Hay en el mundo del arte, personas con muchísima sensibilidad, capaces de percibir en forma muy cercana, la emoción del artista en el momento creador, algunos de ellos incluso pueden expresarlos mediante el arte de la escritura, tal es el caso de muchos grandes críticos.

A partir de su exposición en New York de Noviembre del 1976 a Marzo de 1977. Recibió diferentes propuestas de alguna gran galería, verdaderas multinacionales del arte que mandan en el mercado. Las propuestas pese a ser interesantes económicamente, tenían el denominador común de una cláusula referida a la duración de la exclusiva, diez años, y naturalmente, una ingerencia de la empresa en la línea de creación,  había que hacer concesiones respecto a formatos, materiales y líneas a seguir. Ellos saben interpretar los mensajes del mercado, tienen galerías y la mejor clientela, en varias ciudades importantes en el mundo, disponen de información puntual sobre la reacción del mercado respecto a una línea artística u otra. Ese es su negocio, pero no lo que buscaba él como creador, para ganar dinero se hubiera quedado en el mundo financiero en el que ya gozaba de una envidiable situación.

El Tao otorgó a su vida un ritmo acompasado al suyo, desde muy joven esta filosofía vital se acomoda a su sentir más intenso de la realidad, que se produce en el instante y no estaba en sintonía con el ritmo de la producción material propuesta por estas grandes empresas. Decidió seguir su camino como artista independiente.

Al regreso a España después de New York,  cambió nuevamente su vida dejando Madrid e instalándose a vivir en Marbella, lugar donde durante treinta y tres años ha tenido su casa. Aunque sus veranos en la ciudad datan de 1960.

Hace cinco años, decidió montar su taller de talla de escultura en Beijing y en Los Molinos, un pueblo situado en un entorno de gran belleza natural en la Sierra de Madrid, a tan solo cincuenta kilómetros de la capital, su rincón en España, pero en Diciembre de 2012 regreso a Marbella instalando en Ojen ese rincón español, es como si hubiera decidido volver para morir en estas tierras que tantos buenos momentos le ha dado y tantos amigos ha reunido.

OBRA PICTÓRICA

No dejó nunca de pintar pero hasta el año 1990, centró toda su fuerza creativa en la escultura y la escritura dando a la pintura el ritmo del pasatiempo, reprimiendo en cierta forma su pasión creativa para reservársela a la escultura, pero en 1990 la pasión por la pintura rompió los muros que la contenían y fluyó con un encadenado de obras en grandes formatos con colores fuertes. Las Espículas y Diatomeas observadas por su microscopio transformadas por la creatividad adquirían tamaños gigantescos y colores de la botánica mas potente para dar como resultado un cuadro que de por sí era un paisaje ante el hombre se encuentra en cierta desventaja de apreciación. (Algunas de estas obras pueden encontrarse en las páginas de biología a través de Internet con solo poner biología espículas).

Para Ramón Aymerich, la pintura es color y alegría, tal vez por que su mayor parte de vida a transcurrido en medios tropicales y exuberantes.

Aymerich, en los últimos años ha ido desarrollando una interesante obra pictórica muy bien cotizada en el mercado Español fundamentalmente. Valiente en el color y sin miedo a técnicas ni formatos, ha conformado una originalidad que se mueve con él como un satélite gravitatorio de su manera de ser y concebir el arte, no le importa gustar o no, al mercado pero sus obras a nadie dejan indiferentes.

ALGUNAS REFERENCIAS A LA OBRA DE AYMERICH

En 1975 Linsey Dean dijo de la obra de Ramón Aymerich:

Su obra se caracteriza por un indudablemente autoritario y elegante estilo que constituye un deleite permanente de contemplación. El prístino pulido de sus superficies, el contraste del oro brillante y la oscura suavidad de la pátina, hacen de la obra de Aymerich uno de los escultores mas importantes del momento, pues no busca sobresaltar ni confundir al espectador, pero si recompensarle con su belleza, serenidad y totalidad.

En 1976. Escultor José Buscaglia dijo:

Aymerich “es un destacado actor en el diversificado escenario del arte y de la vida”,

José Manuel Vallés, presidente de la Asociación de Críticos de Arte de Andalucía:

Aymerich “ es un artista excepcional.  Un hombre del renacimiento, capaz de conjugar magistralmente cualquier disciplina del arte y de la vida”.

Aymerich “en sus obras expresa con su capacidad creativa, el desarrollo de su propia búsqueda interior”

Olvido Guerrero Navarro Periodista biógrafa personal del artísta y Presidenta del Grupo Empresarial Bicoca, madre, esposa y Concejala del Exmo. Ayuntamiento de Los Molinos

“Aymerich ademas de un gran artísta, es un cielo de persona”

AYMERICH Y CHINA

En el año 1995 viajó por primera vez a China. Se interesó en las piedras de granito, encontró que eran muy ricas en calidad y variedad, entonces concibió hacer esculturas en algunos de los granitos Chinos. Sin embargo fueron muchas las cuestiones que hacían inviable poder desarrollar su idea, pero la mantuvo latente y continuó haciendo viajes aleatorios a China, asistiendo asombrado por la transformación que experimentaba el país en esos años,  del tercer mundo, había surgido el primer mundo. Aymerich, lo ha visto crecer, han aparecido redes de autopistas, en sus ciudades parecen haber manado de la tierra los grandes rascacielos, como brotan las semillas en el trópico después de las lluvias.

En la perspectiva del 2010, su vieja idea inicial de hacer esculturas con granitos chinos sigue siendo correcta, de hecho desde entonces, ha ido encontrando más piedras interesantes para su transformación en esculturas, pero sobre todo, ha ocurrido algo muy interesante que hace viable su vieja idea. Se ha creado un mercado para el arte moderno en China.

La arquitectura moderna, transformado las viejas urbes, ha sustituido con sus rascacielos los perfiles arcaicos de las ciudades, la aplicación de modernísimos planteamientos urbanísticos, han contribuido a crear un mercado que surge del asombroso rejuvenecimiento  de la arquitectura, el surgimiento de nuevos empresarios chinos, a modernizando la mentalidad de la sociedad, haciéndola adecuada para el arte contemporáneo.

En este contexto de una China moderna, con ciudades que en el sentido del diseño, marcan un hito en el panorama internacional. Aymerich encuentra ahí so momento para ejecutar grandes formatos, ambición común de todos los grandes escultores.

PROXIMO PROYECTO EN BRASIL

Dada la riqueza y variedad de la piedra Brasileña en este momento está intentando poner en marcha junto al gobierno del país, un ambicioso proyecto de talla en gran formato que supondrá una exposición itinerante compuesta de unas treinta esculturas de entre tres y tres metros y medio de medida máxima y tres años de duración.

Sus estancias en Ojen las aprovechara para pintar, modelar y escribir  disciplina esta, que nunca ha dejado de practicar ya sea en colaboración con revistas de arte y pensamiento, prensa o colaborando como guionista cinematográfico aunque ya va apeteciéndole aceptar para el mas amplio formato de la novela, terreno en donde esta fraguando el futuro inmediato.